Cádiz CF

Un inicio similar al de hace dos años

  • El equipo amarillo, con un punto y un puesto más que en la campaña de su regreso a Segunda División A

Varios jugadores del Cádiz se abrazan al final del partido contra el Albacete. Varios jugadores del Cádiz se abrazan al final del partido contra el Albacete.

Varios jugadores del Cádiz se abrazan al final del partido contra el Albacete.

La previsible baja de Juan Villar enLa comparación del actual arranque liguero del Cádiz con los de los dos años anteriores en Segunda División A -desde el último ascenso- refleja que se asemeja más cerca al comienzo dubitativo de la campaña 2016/17, la de su regreso a la categoría de plata, que al prometedor esprint de salida en la 2017/18.

El 13º puesto que ocupa el equipo amarillo y los seis puntos que atesora después de la quinta jornada de Liga configuran una situación similar a la de hace dos campañas, cuando a estas alturas era el inquilino del 14º peldaño con un punto menos que ahora.

Mejor pintaba la cosa en los primeros pasos de la pasada temporada, cuando el Cádiz era uno de los que mandaba arriba -ubicado en el tercer lugar de la tabla- tras haber cosechado 10 de los 15 puntos disputados.

Pero lo importante no es cómo empieza la película sino cómo acaba. Cuando empezó mal acabó bien y cuando arrancó entonado finalizó con un disgusto. El Cádiz fue de menos a más en su aparición en Segunda A, fue capaz de superar su errático comienzo hasta ganarse el respeto de todos los adversarios y postularse como candidato al ascenso a Primera División con aquella quinta posición con la que se presentó en el play-off.

Todo lo contrario sucedió en su segundo recorrido en LaLiga 1|2|3. Llegó a liderar la tabla en la cuarta jornada como premio a un espectacular esprint de salida, aunque en la segunda vuelta se fue desinflando poco a poco hasta quedar excluido en el último encuentro de las plazas que dan acceso a la contienda por subir a la élite.

Si por algo se caracteriza la división de plata es por las temporadas maratonianas -42 jornadas- que obligan a los equipos a realizar un esfuerzo mayúsculo hasta llegar a su límite. Será con el paso de las jornadas cuando se compruebe dónde va a pelear este curso un Cádiz que aquilata experiencia suficiente para saber que en una carrera de fondo siempre hay tiempo para mejorar. Quiñen no firmaría el mismo desenlace liguero que el de la primera campaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios