Cadiz CF

La fiesta está garantizada entre dos aficiones que viven una intensa jornada de hermandad

El partido entre el Rayo Vallecano y el Cádiz es una fiesta que traspasa de largo los límites del rectángulo de juego. Pocas aficiones hay tan unidas como las de dos equipos que a partir de las seis de la tarde se juegan tres puntos trascendentales para el ascenso. Pero antes del partido, la diversión está garantizada una vez más entre dos hinchadas hermanadas que se disponen a disfrutar de una intensa y armoniosa jornada de convivencia. De eso se trata, de que el fútbol sea un elemento de unión.

La afición del Cádiz se siente tan a gusto en Valllecas como la del Rayo en tierras gaditanas. No es extraño, por tanto, que el desplazamiento que más seguidores amarillos congregue sea el de este fin de semana en el barrio madrileño. Las peñas del Rayo -representadas por su Federación- reciben a los cadistas con los brazos abiertos, como ha quedado reflejado esta semana a través de las redes sociales. La propia Federación rayista mostró su solidaridad con su homónima cadista y la afición del equio amarillo al haberle sido prohibido el acceso al estadio con elementos de animación. "En la ida imperó la cordura y el rayismo sí pudo acceder con ellos"

Se espera una masiva afluencia de incondicionales del conjunto amarillo llegados desde diversos puntos de la geografía española. No faltan seguro gaditanos residentes en Madrid, entre ellos miembros de las tres peñas cadistas asentadas en la capital de España: 1910, Kilómetro 0 - Cádiz 2 y Chulapos cadistas. Llegarán seguidores procedentes de la provincia gaditana -en autobús, tren y vehículos particulares- y muchos del norte peninsular, de las peñas Esto está amañao (Zaragoza), Per sempre Cádiz (Barcelona), De traca (Valencia), Gasteiz Horia (Vitoria)... Centenares de cadistas no quieren perderse un día especial y si además su equipo les regala una victoria la jornada será completa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios