Cádiz CF Una deuda y una renovación sin cerrar

  • Condenan al club a pagar 40.000 euros al agente de Rober Correa por su mediación con otros jugadores

Rober Correa, durante el encuentro contra el Málaga.

Rober Correa, durante el encuentro contra el Málaga. / Jesús Marín

El Tribunal Español de Arbitraje Deportivo (TEAD) ha condenado al Cádiz CF a pagar a Joaquín Vigueras Sports 40.300 euros (más IVA) en concepto de honorarios adeudados por el club a la empresa del representante de varios jugadores y ex jugadores del conjunto amarillo como consecuencia del incumplimiento de las obligaciones contraídas en los contratos.

El árbitro designado para este caso, Lucas Osorio, ha emitido un laudo de derecho en el que condena a la entidad cadista al pago de esa cantidad y además a abonar intereses de demora respecto de cada uno de los contratos, y a pagar otros 16.728 euros divididos entre las costas del arbitraje (10.073 euros por honorarios del árbitro, la administración del arbitraje y demás gastos) y 6.655 euros por los gastos en defensa de la parte demandante. El incumplimiento del club le genera un sobrecoste económico a tenor de la resolución.

El TEAD da la razón a Joaquín Vigueras, agente de futbolistas que reclama cantidades económicas al Cádiz CF fruto de los contratos de prestación de servicios rubricados entre las partes. El club es condenado a pagar por la mediación de Vigueras en los contratos que firmaron con la entidad Servando, Jon Ander Garrido, Rubén Cruz, José Ángel Carrillo y Jona.

La condena se produce en plena negociación de la renovación de Rober Correa, que está representado por Vigueras. Se desconoce hasta qué punto puede afectar el conflicto que mantienen el club y el agente en los contactos para abordar la continuidad del lateral derecho, que termina su vínculo con el equipo el próximo 30 de junio y nada se sabe de su futuro. La posición de club es que ese conflicto con el agente no es un obstáculo y que ya ha trasladado una oferta, pero lo cierto es que la renovación no termina de producirse.

La postura del Cádiz CF en el proceso del TEAD ha sido considerar que el arbitraje era improcedente al existir un supuesto de prejudicialidad derivado de las actuaciones que se llevan a cabo en el Juzgado Número 5 de la Audiencia Nacional (Operación Líbero), que investigan hechos con los que pudiera estar relacionado el demandante. Pero el árbitro del TEAD consideró que no existía causa de prejudicialidad y el proceso continuó adelante.

El Cádiz CF, después de no poder paralizar el proceso, no volvió a dar señales de vida en el mismo y es condenado a pagar a Vigueras. La resolución se conoce días después de que el club fuese condenado a readmitir a Juan Carlos Cordero al ser considerado nulo su despido en sede judicial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios