Cádiz - Zaragoza

El desafío sube de nivel

  • Los amarillos, con la duda de Álvaro García, buscan tres puntos de oro ante un potente rival directo al que pretenden arrebatar la cuarta plaza

El desafío sube de nivel El desafío sube de nivel

El desafío sube de nivel

Una vuelta después de aquel sonoro golpe de autoridad que el Cádiz asestó en La Romareda -0-2 el pasado mes de diciembre-, el conjunto amarillo vuelve a medirse al Real Zaragoza -a partir de las nueve de la noche en el Carranza, ofrecido en directo y en abierto por televisión a través del canal Gol- con la imperiosa necesidad de puntuar para no despeñarse de las plazas de fase de ascenso después de 23 jornadas consecutivas de ilusionante residencia en las alturas. Gaditanos y maños cierran el 39º episodio de LaLiga 1|2|3 con la referencia de los resultados producidos en los demás partidos disputados entre el viernes y el domingo. La duda es si Álvaro García podrá salir de inicio.

Lo bueno de cerrar turno es saber lo que hay que hacer para agarrarse a los puestos de play-off. Lo malo, en el caso de los locales, de la resolución del resto de marcadores es que saltan al césped fuera de la zona noble, aunque de manera provisional. Esta noche tienen la última palabra para volver al sala en la que habitan desde el pasado mes de noviembre. Bajan del sexto al octavo lugar aunque la clasificación está tan apretada que tienen la posibilidad de acabar la jornada en un cuarto puesto que sabría a gloria.

Las cuentas están claras. Una equis devolvería al Cádiz a la sexta posición, aunque empatado a 61 puntos con el Valladolid, que ocuparía la séptima, y con el Numancia -quinto-. Un triunfo transformaría el lunes en un día festivo porque propulsaría a los amarillos a una cuarta plaza que dibujaría un escenario alentador en la antesala de los tres capítulos definitivos. Para ello debe doblegar a un Zaragoza que se presenta con dos puntos más y al que no le iría mal un igualada para conservar ese cuarto peldaño, aunque aún puede apurar para pelear por el tercer puesto si se va con los tres puntos en el bolsillo.

Llega la hora de dar un paso al frente en una auténtica final, como si se tratase ya de un encuentro por el ascenso. Sin miedo. Con la lógica presión del que se juega algo importante, pero con la opción de avanzar en busca de un objetivo que alimenta el sueño del cadismo. Álvaro Cervera argumenta que no es un duelo definitivo porque luego quedan tres más, pero no deja de ser un partido de vital importancia, el penúltimo en casa de los gaditanos, que deben hacer valer su condición de anfitrión para no dejar de sumar. No han perdido en su feudo en toda la segunda vuelta y la única derrota se remonta siete meses atrás frente al Osasuna.

La misión nocturna tiene doble fondo. Uno, el más importante, no abandonar la zona noble cuando el final del torneo está a la vuelta de la esquina. El otro, consecuencia del triunfo, rebasar en la tabla a un rival directo al que además ganaría al goal average particular. Los aragoneses se han convertido en la escuadra más rocosa de la Liga, todo un desafío para un Cádiz atareado en hallar la fórmula para recuperar la amistad con una victoria que se resiste.

La papeleta no se presenta nada sencilla para el equipo de Álvaro Cervera, urgido a regresar a la senda adecuada frente a uno de los tres mejores conjuntos de la segunda vuelta -junto al Rayo Vallecano y al Sporting de Gijón- al que además se enfrenta mermado por alguna ausencia de calado. No está disponible Salvi, lesionado en Albacete, y persiste hasta última hora la incógnita de Álvaro García, que se retiró del Carlos Belmonte con una sobrecarga muscular que le restó días de trabajo en la semana de preparación de la cita de esta noche. Hasta última hora no se sabrá si el utrerano puede entrar en un once que experimentará cambios, con la incógnita añadida de José Ángel Carrillo, también con problemas físicos.

En el caso de que el 11 no pueda formar parte de la alineación, Cervera tendría que apostar por otro tipo de juego al no poder de disponer de sus hombres más veloces. La baja por sanción el lateral izquierdo Brian Oliván reabre el misterio sobre el inquilino en esa zona de la defensa. El recambio natural es Lucas Bijker, pero cabe la posibilidad de que el míster se decante por el diestro Javier Carpio. La novedad es el regreso de Jon Ander Garrido a la medular tras cumplir un partido de sanción y la posible vuelta de Kecojevic al eje de la zaga. El balcánico es además importante en el juego aéreo, una de las bazas de los amarillos para intentar perforar la portería contraria en acciones a balón parado. El gol es una de las asignaturas pendientes de los gaditanos en la recta final de la Liga.

La sangría de puntos que el Cádiz sufre en las últimas semanas reduce a cero el margen de error y le obliga a reaccionar sin dilación en el encuentro a priori más difícil de los que le quedan hasta el epílogo del campeonato. Siete jornadas consecutivas sin ganar -sólo seis puntos sumados de 21- es un lastre demasiado pesado que no deja otra salida que la alianza con el triunfo como solución más segura a la que agarrarse en el tramo decisivo del torneo. Dos meses después de la última victoria, el equipo amarillo busca tres puntos de oro con los que dar un salto relevante en el campeonato. Cervera se mostraba satisfecho el viernes por el trabajo que realizan sus hombres en los entrenamientos. Ahora toca trasladar esa buena labor a la realidad de la competición en uno de los partidos más importantes de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios