Cádiz CF La confirmación del 'sorpasso'

  • El Cádiz, después de estar 33 jornadas por debajo del Málaga, afronta el lunes la oportunidad de alejarse aún más de un rival directo al que ya supera en la tabla

Machís, con el balón en el partido contra el Rayo Majadahonda.

Machís, con el balón en el partido contra el Rayo Majadahonda.

El encuentro entre el Cádiz CF y el Málaga está marcado con rotulador grueso en el calendario. Con motivo. No es un duelo a vida o muerte porque después restarán cinco jornadas más hasta la clausura del campeonato, pero en la recta final no queda otra que sumar puntos. La situación de uno y otro otorga la etiqueta de relevante a una cita entre dos contendientes metidos de lleno en la subasta por el pasaporte para la fase de ascenso a Primera División, aunque en la práctica apartados (aún no de forma matemática) de la recompensa directa.

Hasta hace bien poco resultaba difícil imaginar que el Cádiz CF pudiese a presentarse al partido por encima de su rival en la clasificación, pero los amarillos recibirán a los blanquiazules un puesto por encima (quinto contra sexto) y con dos puntos de ventaja.

El vuelco se produjo en la 34ª jornada, cuando el inquilino del estadio Carranza, después de 33 semanas por debajo de los malagueños, se colocó por delante favorecido por los dos triunfos seguidos (contra Las Palmas y ante el Numancia) y la crisis de un rival que cambió de entrenador en busca de una solución urgente. Víctor Sánchez del Amo tomó el mando tras la destitución de Juan Ramón López Muñiz.

El Málaga lleva toda la temporada en la zona noble de la clasificación, pero no ocupa el lugar que persigue en su calidad de recién descendido y en su condición de club con el mayor límite salarial del torneo: 25, 2 millones de euros, el triple del que dispone la entidad cadista (casi 8 millones).

Gaditanos y costasoleños dibujan recorridos a la inversa en una larga campaña en la que la que la regularidad está en permanente riesgo de volatilidad. El equipo que el lunes ejerce de local ha ido de menos a más y el visitante se ha diluido a mitad de camino. Para el anfitrión, la batalla por el ascenso es una ilusión. Para el hermano malagueño, una obligación por inversión e historia reciente después de pasar la última década en la máxima categoría.

El Málaga reforzó su rol de favorito con aquellas victorias consecutivas en las cinco jornadas iniciales de Liga. Parecía que tenía asignada de unas las plazas de ascenso directo mientras el Cádiz CF, con un solo triunfo en los diez primeros compromisos, emitía señales que hacían pensar en una temporada alejado de las alturas, atareado en la permanencia.

La diferencia entre uno y otro llegó a ser abismal. Alcanzó su pico más elevado en el noveno capítulo, cuando los de Álvaro Cervera, en plena caída libre, perdieron en el campo del Extremadura y los de López Muñiz se impusieron al Albacete. El Cádiz CF andaba hundido en la vigésima posición –en zona de des descenso– a una distancia de 15 puntos del entonces intratable líder. Dado el potencial del poderoso, la distancia parecío insalvable.

Hasta que todo cambió. Un giro radical. Los amarillos despertaron, encadenaron siete victorias sin fallo y en la 16ª jornada ya estaban a sólo tres puntos de un Málaga que había dejado de ser infalible mientras entraba y salía del ascenso directo sin abandonar en ningún momento la sala vip. El Cádiz CF llegó a residir en el sexto escalón antes finalizar la primera vuelta en un meritorio séptimo puesto a seis puntos del Málaga, tercero.

Con el paso de las semanas en la segunda vuelta, las dudas se acrecentaron en los de la Costa del Sol y los gaditanos, tras cerrar un año más el objetivo de los 50 puntos en marzo, empujaron en la parte de arriba hasta dar caza y rebasar al que estaba considerado como candidato número uno al ascenso antes de la propulsión del Osasuna.

El Cádiz CF acumula tres jornadas seguidas por encima del Málaga en la clasificación y el reto, combinado con oportunidad, es confirmar el sorpasso el próximo lunes justo cuando están en juego las habichuelas de una Liga que depara un final de infarto. Le basta con un empate para mantenerse por encima de su adversario en la tabla, aunque una victoria supondría un paso de gigante en las aspiraciones de los amarillos de disputar el play-off. Dejaría al Málaga a cinco puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios