cádiz | tenerife

El clavo de la matemática

  • El conjunto insular apura sus escasísimas posibilidades de clasificarse para el 'play-off' después de una temporada marcada por la irregularidad

Formación del Tenerife en el encuentro disputado en Vallecas contra el Rayo hace menos de un mes. Formación del Tenerife en el encuentro disputado en Vallecas contra el Rayo hace menos de un mes.

Formación del Tenerife en el encuentro disputado en Vallecas contra el Rayo hace menos de un mes.

El CD Tenerife, uno de los clubes con más historia de la actual Segunda División, afronta la recta final de la temporada aferrado al clavo ardiendo de las matemáticas. Las posibilidades de acceder al play-off de ascenso se reducen a un escasísimo 0,04% que pasa necesariamente por conseguir dos victorias en las últimas dos jornadas y que los resultados de los restantes enfrentamientos le favorezcan. Bastante complicado para un equipo que la pasada campaña luchó por subir de categoría y precisamente en la primera eliminatoria se convirtió en verdugo del Cádiz, que, cosas del destino, hoy puede acabar con las opciones de los insulares.

Fundado en 1912 con el nombre de Sporting Club Tenerife, la entidad canaria no dio el salto a la máxima categoría del fútbol español hasta 1962, un fugaz paso porque al siguiente curso descendió. Sin embargo, en 1989 arrancó su época más gloriosa con 10 campañas consecutivas en Primera División, años en los que, además, también alcanzó las semifinales de la Copa del Rey, en 1994, y las de la Copa de la UEFA, en 1997. En 2002 regresó a la élite, de nuevo sólo una temporada, pero en 2010, tras alcanzar por última vez la máxima categoría, bajó dos escalones hasta caer al pozo de Segunda B. En 2013 regresó a la ahora denominada LaLiga 1|2|3 y casi desde el primer momento ha sido siempre un candidato a todo, aunque con poca fortuna.

De la mano de José Luis Martí, el Tenerife abrió este curso con buenas sensaciones. Un triunfo por la mínima en su campo contra el Zaragoza y otro más contundente en la visita al Barcelona B le situaron en la cumbre, pero a partir de la derrota en Valladolid la realidad fue imponiéndose. La irregularidad marcó la trayectoria de los insulares durante toda la primera vuelta y en la segunda tampoco mejoraron en exceso los marcadores, lo que explica la destitución del técnico y la llegada de Joseba Etxeberría en la 26ª jornada. El debut del entrenador vasco no pudo ser más esperanzador, con una goleada ante el Córdoba, aunque la realidad devolvió la desilusión a la afición del Heliodoro Rodríguez López, que aguarda al milagro tras una victoria, la del pasado fin de semana ante el Sporting, que llegaba después de cinco encuentros sin vencer.

Quinto equipo máximo realizador de la Segunda División, con 56 dianas, sólo por detrás de Rayo Vallecano (66), Valladolid (65), Huesca (60) y Sporting (58), el problema del Tenerife ha sido en realidad su incapacidad para defender con eficiencia. De hecho, los 48 tantos encajados le sitúan como el octavo conjunto que más recibe, sólo por delante de Nástic (50), Valladolid y Barcelona B (52), Sevilla Atlético (57), Córdoba (64), Cultural Leonesa (65) y Lorca (66). Unos números que sin duda han terminado siendo un lastre significativo y un condicionante en su pugna por meterse entre los elegidos. Carranza le espera como su último o penúltimo examen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios