cádiz | lorca

Al borde del precipicio

  • El conjunto murciano lucha a la desesperada por la permanencia después de un proyecto fallido en lo deportivo y en lo institucional

Carrillo protege el balón ante el acoso de un jugador del Lorca en el encuentro de la primera vuelta. Carrillo protege el balón ante el acoso de un jugador del Lorca en el encuentro de la primera vuelta.

Carrillo protege el balón ante el acoso de un jugador del Lorca en el encuentro de la primera vuelta. / lof

El Lorca Fútbol Club paga la novatada de su primera temporada en la categoría de plata con esa denominación y va sin freno camino de Segunda División B salvo milagro en la larga recta final de temporada, a la que llega a una distancia de 15 puntos de la permanencia, el objetivo que pretende cumplir pero que se le escapa de las manos semana a semana.

El proyecto promovido por el empresario chino Xu Genbao saboreó las mieles del éxito con un ascenso en el que tuvo mucho que ver David Vidal, clave en la fase definitiva, cuando tumbó al Albacete. Pero el club no contó con el gallego en su incursión en LaLiga 1|2|3 y apostó por Curro Torres, que había realizado una notable labor en el Valencia Mestalla.

La esperanzadora puesta escena en la nueva categoría, incluido el correctivo al que sometió a un irreconocible Cádiz (3-0) en el Francisco Artés Carrasco, no tardó en transformarse en la dura realidad, la de un club modesto que no terminó de adaptarse y empezó a navegar a la deriva tanto en lo deportivo como en lo institucional.

La errática marcha derivó en la destitución de Torres, cercano el final de la primera vuelta, y en la llegada al banquillo del veterano Fabri, incorporado el pasado mes de diciembre con el desafío de salvar a un equipo atascado en posiciones de descenso y cada vez más hundido, más lejos de sus rivales y por tanto obligado a encadenar victorias como única solución que no termina de llegar.

La plantilla ha sido renovada en profundidad en enero con la salida de 13 jugadores y el aterrizaje de ocho aunque los cambios llegan demasiado tarde..

El nuevo entrenador, curtido en mil batallas en el mundo del fútbol, ha tratado de dotar al equipo de una mayor consistencia que, sin embargo, no le ha servido para avanzar. No ha logrado anotarse su primer punto hasta la pasada semana en el duelo contra el Sporting de Gijón con un empate sin goles.

La clave del juego del conjunto lorquino pasa por protegerse en su terreno, dejar la portería a cero y aprovechar la ocasión que se presente en el área del adversario. Fabri apuesta apuesta por acumular hombres delante de su portería con una defensa de cinco que cierra espacios por las bandas y por el centro. No resulta nada fácil derribar la muralla. Pese a su mala clasificación, el Lorca es un contricante incómodo, aguerrido, con jugadoeres que quieren reivindicarse y van a por todos los balones, sin conceder el más respiro al contrario, el modo de juego que a priori más incómodo le resulta al Cádiz.

Si en el plano deportivo el equipo murciano está el borde del precipicio, en el apartado institucional la situación es casi peor. Parecía que Xu Genbao había llegado a un acuerdo para la venta del club a Félix Moneo por unos cinco millones de euros, pero nunca llegó a concretarse del todo y el chino sigue siendo el dueño aunque está su país y nadie sabe nada en un club en el que reina la incertidumbre mientras mientras se acerca de manera inevitable a las catacumbas de la Segunda División B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios