Cádiz CF

El bendito dolor de cabeza del míster y la mala suerte de Perea

  • Cervera ya sufre los rigores de una plantilla con fondo de armario y el mediapunta vuelve a perderse el estreno liguero por segundo año consecutivo

Cervera, en el banquillo en el estreno del Cádiz en Liga. Cervera, en el banquillo en el estreno del Cádiz en Liga.

Cervera, en el banquillo en el estreno del Cádiz en Liga. / EFE

El entrenador, Álvaro Cervera, sufrió el primer dolor de cabeza de la temporada cuando llegó la hora de seleccionar los 18 jugadores que formaron parte de la lista definitiva para afrontar el estreno liguero frente al Almería. El técnico dejó fuera a Alberto Perea, el segundo máximo goleador del Cádiz durante el periodo estival. Un golpe para el mediapunta, que una vez más no participa en el comienzo de una campaña. El futbolista no pudo estar preparado para el debut de la campaña 2017/18 a causa de una apendicitis de la que tuvo que ser operado el verano del año pasado –a finales de julio de 2017-. Se perdió casi toda la pretemporada y ese inconveniente le hizo entrar en materia más tarde que los demás. No llegó a tener continuidad hasta la recta final de la temporada arrastrado por varias lesiones en una campaña de regusto amargo para el albaceteño.

El manchego sí ha realizado la pretemporada al completo del nuevo ejercicio pero se ha encontrado con otra realidad que nada tiene que ver con problemas de salud. El entrenador decide quiénes son los que juegan y Perea tuvo que ver desde la grada el choque contra el Almería. Ni siquiera tuvo plaza en el banquillo. Aketxe fue el elegido para ocupar la zona de tres cuartos de cancha. La exclusión del habilidoso futbolista, por cuestiones de índole técnica, es el reflejo de los problemas que va a tener Cervera este curso a la hora de confeccionar la convocatoria cada fin de semana. “Es duro dejar sin convocar a un jugador como Perea”, confesó poco después del encuentro el preparador cadista, que ya sufre los rigores de disponer una plantilla con más fondo de armario de la que tenía la campaña anterior. Y eso que todavía quedan por llegar al menos cinco refuerzos.

La elaboración de la lista se convierte en un bendito problema para el entrenador, que si el año pasado tenía más o menos claro qué jugadores son los que se quedaban fuera de la lista –hubo varios que apenas aparecieron en la segunda parte de la temporada-, en la nueva andadura va a tener que dar muchas vueltas a la cabeza antes de cada partido para descartar y definir los 18 elegidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios