Cádiz CF

Un balón parado que necesita su identidad

  • A falta de un especialista, el Cádiz se repartió ante el Arroyo la ejecución de esas jugadas entre Andrés, Kike Márquez, Mantecón, Kike López y Villar

Si Pepe Mejías 'levantara' la cabeza, deportivamente hablando, y viera cómo está el patio. El Cádiz se ha malacostumbrado a no tener un especialista con la calidad y condiciones suficientes para ser un buen lanzador en las acciones a balón parado. Desde que en junio de 1992 el excelente centrocampista gaditano se despidió del equipo amarillo, pocas veces ha vuelto a tener un lanzador de faltas y saques de esquina que al menos se le acerque.

Casi 23 años después, este mal persigue al conjunto gaditano que no dispone de un referente fundamental en cualquier equipo. El pasado verano, desde la dirección deportiva no se encontró a un jugador de ese perfil y al final de la primera vuelta resulta evidente que su ausencia es notable.

Pepe Mejías es un referente inevitable porque ha sido el mejor que ha tenido el Cádiz en esa posición y para esa función en toda su historia. Mágico González era el rey de lo imposible y el mayor de los hermanos Mejías, el de la clase y elegancia golpeando el esférico.

La larga travesía que ha recorrido el Cádiz desde ese año 1992 hasta la actualidad deja en el camino a jugadores que trataron de cubrir una parcela sólo reservada para elegidos. No es fácil tener buenos recuerdos de todos los lanzadores que, como expertos en esta faceta, asumieron ese rol dentro del primer equipo. Quique Cárcel, Ariel Zárate, Sergio Iglesias, Manolo Pérez o Carlos Caballero, por nombrar a algunos, han tratado de liderar una función compleja pero muy importante para el equipo. Son pocos para más de dos décadas.

Esta temporada el problema es de nuevo mayúsculo y partido tras partido queda de manifiesto que desde el pasado verano el error fue grande al conformar un plantel que carece de una pieza tan importante. Un encuentro tras otro el carrusel de hombres rotando en el lanzamiento de una falta o de un córner es algo muy comentado en la grada. Sin ir más lejos, en el duelo del pasado fin de semana hasta cinco jugadores fueron protagonistas de la ejecución de una acción a balón parado. Le correspondió ese protagonismo a Andrés Sánchez, Kike Márquez, Mantecón, Kike López y Juan Villar. Pero si Airam Cabrera hubiera jugado -no lo hizo al tener que cumplir sanción federativa por la expulsión sufrida en Villanueva de la Serena-, también formaría ahora parte de esa lista porque en otras jornadas se le ha visto ejecutando saques de esquina.

La experiencia del pasado domingo no fue mal del todo porque el primer gol nació precisamente en una falta que sacó Mantecón y la estrategia resultó acertada entre Juanma Espinosa y Jona para que Garrido mandara el balón al fondo de la portería al rematar con el pecho. Sin embargo, los saques de esquina fueron desaprovechados y en algunas ocasiones muy mal sacados.

La realidad es que el balón parado suele tener una importancia grande en cualquier categoría, si bien en Segunda B se antoja como uno de los pilares para tener éxito. Hay campos y rivales que, por sus características, obligan a dominar a la perfección ese arma para doblegar al oponente. Un ejemplo de esto lo ha representado en las dos últimas temporadas el Éibar, que ha pasado de la categoría de bronce a la de oro basando su juego ofensivo en el balón parado. Y ahora en Primera es una fórmula que tiene muy ensayada y que sigue reportándole grandes satisfacciones.

El Cádiz 2014-15 no tiene en su plantilla a un lanzador experto que resuelva situaciones que puedan ganar partidos para sumar puntos. Esa carga se la están repartiendo muchos jugadores, aunque ninguno está destacando por su efectividad y simplemente se trata de una solución temporal a la espera de que 'suene la flauta' en el mercado invernal, que es complicado para encontrar a un buen jugador para ese trabajo. Mientras tanto, Claudio Barragán trabaja con lo que tiene hasta encontrar al futbolista que mejor se adapte a esa necesidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios