cádiz cf

Vuelta a la normalidad

  • Quique Pina solicitará la restitución de sus poderes en la gestión deportiva de la entidadl El consejero delegado tiene previsto ir el sábado al Carranza al partido contra el Lorca

El dirigente murciano pretende recuperar su ritmo habitual de trabajo en la entidad gaditana. El dirigente murciano pretende recuperar su ritmo habitual de trabajo en la entidad gaditana.

El dirigente murciano pretende recuperar su ritmo habitual de trabajo en la entidad gaditana. / jesús marín

La puesta en libertad de Quique Pina, ordenada el pasado lunes por el titular del Juzgado Central Número 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, abre un nuevo escenario. La incógnita tras la salida del consejero delegado de la prisión de Soto del Real radicaba en qué iba a hacer a partir de ahora y el enigma parece resuelto. Según ha podido saber este periódico, la firme intención de Pina es regresar cuanto antes a su actividad en el Cádiz. Su idea es que el club sea su presente y su futuro. Nada le impide reanudar sus ocupaciones mientras la Justicia sigue su camino en la resolución de una causa que continúa abierta. El murciano va a solicitar de manera inmediata -si no lo ha hecho ya- al Consejo de Administración, presidido por Manuel Vizcaíno, la restitución de las facultades de gestión deportiva que tenía encomendadas antes de ser detenido el pasado 31 de enero en el marco de la Operación Líbero y de ser ingresado en prisión dos días más tarde.

El órgano rector del club, bajo el mando de Vizcaíno, acordó el pasado día 5 revocar todos los poderes a Pina de manera indefinida -una vez que el juez decretó su ingreso en prisión- e incluso anunció la toma de decisiones para garantizar el correcto funcionamiento del club. La más novedosa fue la contratación de Santiago Pozas como director general. Es uno de los movimientos realizados por Vizcaíno en ausencia el consejero delegado.

Vizcaíno, y no el club, tendría que pagar al murciano 7 millones si lo destituyese

La situación ha cambiado con la libertad del murciano y en principio, salvo que se encuentre con la negativa del presidente, Pina recuperará la normalidad en la entidad y volverá a ocuparse de los asuntos que directamente relacionados con la esfera deportiva, como antes del fatídico último día de enero.

Pina disfruta de su libertad estos días junto a sus familiares aunque no pierde de vista al Cádiz y su marcha en la Liga. De hecho, en principio tiene previsto acudir al encuentro del conjunto amarillo contra el Lorca que se disputa el sábado en el estadio Ramón de Carranza -a partir de las ocho de la tarde-. Si asiste el partido, será la primera señal pública de su vuelta al trabajo. Nada le impide a priori retomar su labor en el club, sobre todo por el pacto entre socios de Locos por el Balón, sociedad que ostenta el paquete mayoritario de acciones del Cádiz. En virtud de ese acuerdo, Pina es tiene las facultades de gestión, administración y representación relativas al ámbito deportivo, entre las que se encuentran la contratación y dirección de personal deportivo de la entidad, entrenadores, directivos técnicos, preparadores físicos, técnicos, jugadores, personal médico del club, organización de partidos amistosos, preparación de pretemporadas y acuerdos con otros clubes. Su poder de gestión es tan amplio como para dirigir, gestionar y coordinar el Cádiz en su ámbito deportivo. Ese poder es el que quiere ver rehabilitado una vez que está en libertad.

Pina continúa además como consejero delegado del club, cargo del que nunca ha llegado a ser desposeído porque su destitución como tal hubiese conllevado, según ese pacto, el pago de una indemnización millonaria por parte de Manuel Vizcaíno al propio Pina: 15 millones en el caso de estar la entidad en Primera División, 7,5 millones si el equipo milita en Segunda A y 2,5 millones si juega en la categoría de bronce. El informe policial sobre Locos por el Balón refleja que es el club el que debería abonar indemnización en el caso de que Pina fuese cesado, pero en realidad el peso de ese abono recaería sobre Vizcaíno al tratarse de un acuerdo privado entre ambos. El sevillano debería indemnizar al murciano con una cantidad millonaria si no le otorga los poderes de gestión deportiva, por lo que todo hace indicar que Pina volverá a tener las facultades salvo un nuevo giro.

Con la gestión deportiva bajo el mando de Pina, en principio todo volvería a la situación anterior. Pina con la parcela deportiva y Vizcaíno con la sección económica e institucional. Y el conflicto entre los dos en auge en una guerra abierta por el poder absoluto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios