Cádiz CF

Vizcaíno, poder absoluto

  • El presidente confirma que continuará la próxima temporada con la gestión íntegra del club, como hace desde el pasado mes de febrero cuando retiró las funciones a Quique Pina

El presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno. El presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno.

El presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno. / julio gonzález

Comentarios 2

El presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno, encabezará en solitario el proyecto del Cádiz para la próxima temporada, como ya viene haciendo desde el pasado mes de febrero, cuando se desató la Operación Líbero, que presuntamente afecta a Quique Pina. Vizcaíno confirmó a este periódico que "no estaremos juntos. La gestión económica y deportiva la llevo yo. Soy el único consejero delegado, yo soy el que tengo todas las firmas".

El máximo responsable del Consejo de Administración retiró las funcines que había delegado en Pina, las deportivas, que ahora asume por completo aunque el lío continúa.

El conflicto institucional entre Manuel Vizcaíno y Quique Pina sigue abierto y el presidente tiene claro que los dos no seguirán juntos en el club la próxima temporada. "Mis peleas quedaron a nivel interno, callé públicamente". Pina ha seguido asistiendo a actos del club y a partidos después de quedar en libertad tras ser ingresado en prisión en el marco de la Operación Líbero. Vizcaíno explica que Pina "es consejero y no le negamos que esté en los actos del club. Tiene su sitio. He tenido respeto porque es bueno para el club". Pero tiene claro que Pina no estará en la gestión.

"Actuaremos en la línea que creamos más conveniente para que haya independencia en la gestión del club sin injerencias externas. Pina de momento es consejero y su cambio de estatus puede ser sobrevenido que no impuesto", añadió el dirigente cadista.

El proyecto para la nueva temporada seguirá teniendo a Álvaro Cervera como entrenador -tiene contrato en vigor-. Vizcaíno cuenta con Juan Carlos Cordero en la dirección deportiva "si él quiere si es para trabajar en el Cádiz y para el Cádiz", explicó.

El balance que el presidente hace es de un "notable". Considera que el club se consolida en la Liga de Fútbol Profesional en una temporada en la que, "aunque al final no quedamos entre los seis primeros, hemos tenido más posibilidades de ascender porque durante un tiempo estuvimos en pelea por subir de manera directa, estuvimos ahí. Hay que ver lo positivo aunque el equipo se quedó fuera de play-off el último día. Ya nos conocen más y no nos dio para llegar, además sufrimos bastantes lesiones y otros equipos tuvieron rachas que no se suelen tener".

No escondió que después de más de media temporada en los puestos altos, el desenlace supuso "una decepción porque lo teníamos y se nos escapó. Se hicieron las cosas bien pero nos quedamos en la orilla".Con el equipo ya fuera de la competición, las miras están puestas en el futuro inmediato, que no es otro que la campaña venidera. "Como institución queremos seguir creciendo en todos los aspectos", señala Vizcaíno. "No podemos parar, la marca Cádiz Club de Fútbol es respetada y reconocida y hay que hacerla crecer". Uno de los retos es "conseguir que el presupuesto de la entidad aumente, en esa idea hay que trabajar".

Una de las opciones de incremento presupuestario es la posibilidad de traspasar algún jugador y es inevitable preguntarle sobre Álvaro García. El presidente explicó que "es un futbolista del que se habla mucho. Álvaro Cervera le ha sacado el máximo rendimiento y sabemos que el jugador está en la agenda de muchos clubes". Pero si algún equipo se lo quiere llevar tiene que pasar por caja. Vizcaíno se remite a las ocho millones de euros recogidos en la cláusula de rescisión del contrato del utrerano. "Hay una cantidad para su salida y a ella nos acogemos", sostiene el mandatario cadista, consciente de que el mercado de verano puede deparar movimientos. "Tenemos jugadores que han destacado, la defensa menos goleada de LaLiga 1|2|3. No es descartable que vengan a por alguno más, como nosotros también iremos a por otros".

El mercado dictará sentencia pero lo que tiene claro el presidente es que ese crecimiento del club implica también un plantel de mayor potencial. Esa es la intención. "Queremos trabajar en conseguir una plantilla más fuerte". Si para ello es necesario el traspaso de uno o más jugadores, no pondrá reparos siempre que suponga un beneficio económico y deportivo para el club. "Si se vende a un jugador es para crecer. En los clubes en los que he estado siempre se ha hecho así", indica en alusión a su etapa en el Sevilla, habitual en las competiciones europeas en los última década -títulos incluidos-.

"Hemos hecho un esfuerzo tremendo para ajustar los presupuesto después de haber ascendido, queremos seguir en esa línea e ir a más", anunció Vizcaíno con un discurso al que añade una dosis de prudencia. "Hemos peleado arriba dos años justo después de haber abandonado Segunda B. El deseo es seguir arriba, pero sin cambiar el discurso de humildad. Hay que mirar adelante con humildad y ambición, ir paso a paso, primero con el objetivo de la permanencia y después el siguiente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios