Cádiz CF

Respeto a las formas

  • Óscar Arias asegura en su presentación que no prevé cambios inmediatos y pone en valor el trabajo de Juan Carlos Cordero

  • El nuevo director deportivo firma por tres temporadas

El nuevo director deportivo, en su comparecencia ante los medios. El nuevo director deportivo, en su comparecencia ante los medios.

El nuevo director deportivo, en su comparecencia ante los medios. / Lourdes de Vicente

La sala de prensa del estadio Ramón de Carranza acogió ayer a mediodía el acto de presentación del nuevo director deportivo, Óscar Arias, que aterriza en el club de la Tacita de Plata para ocupar el cargo que hasta hace pocas fechas ocupaba Juan Carlos Cordero.

Como suele suceder en estos casos, las primeras palabras del máximo responsable de la parcela deportiva de la entidad fueron de agradecimiento, orgullo e ilusión. "Sólo puedo darle las gracias al presidente por haber contado conmigo para este proyecto que afronto con orgullo, por la entidad que se trata, y con ilusión", apuntó al tomar la palabra, dejando entrever los pasos que dará en adelante aunque siempre desde el respeto a las formas y a los demás. "La idea es dar un giro en la planificación y otras cosas que creemos que podemos mejorar, pero todo ello sobre la base de un trabajo que está bien hecho", afirmó con rotundidad en relación a la labor realizada hasta ahora por su predecesor, Cordero.

Cuestionado por las circunstancias que le rodean, el contraste entre un presente deportivo para soñar después de dos buenas temporadas en Segunda A y los problemas extradeportivos que suponen un lunar, el nuevo director deportivo prefiere centrarse en su misión pero lo hace de manera comedida. No pretende ser un elefante entrando en una cacharrería.

"Como en todos los equipos, todo se puede mejorar, pero creo que se ha hecho un trabajo bueno durante años y ahora mismo contamos con un plantel que creo competitivo para la categoría", señala antes de marcarse un reto. "El objetivo es pelear y estar lo más arriba posible", recuerda con un discurso que no suena extraño. "No nos marcamos objetivos a largo plazo sino a corto, porque a largo plazo si las cosas no se hacen bien igual no se llega", razona con la certeza que otorga la experiencia. En todo caso, su presencia en Cádiz debe entenderse como un sinónimo de "sentar las bases de un nuevo Cádiz, con una idea ilusionante y ambiciosa para todos".

Pero, ¿cuál es ese giro para un nuevo Cádiz? El director deportivo opta por no concretar. "Eso es algo que ya se irá viendo con el paso del tiempo. Llevo pocos días al frente de mi parcela y todavía estoy recopilando información", avanza, reconociendo que "en general el funcionamiento en esta parcela era bueno pero como profesional cada uno tiene sus propias ideas de cómo hacer las cosas". "Cuando tenga toda la información pues ya iremos tomando las decisiones", concluye, aunque el turno de preguntas le obliga a volver a hablar del asunto.

¿Un nuevo Cádiz basado en qué? Y Arias se repite. "Aún no conozco el funcionamiento, la distribución de la estructura, necesito conocer todo eso antes de marcar cualquier línea de trabajo y adaptarme a las realidades", zanja.

Eso sí, una de las primeras cosas de las que se ha preocupado es por lanzar un mensaje de tranquilidad, empezando por la plantilla. "A los jugadores y al cuerpo técnico les he transmitido tranquilidad y normalidad", desvela consciente de que "en el fútbol todos sabemos los vaivenes, son personas y las por las cosas están afectadas y en ese aspecto he transmitido que no vengo para romper nada ni imponer ideas sino para sumar en un proyecto, para transmitir confianza, seguridad, para ayudar".

El sentido de humildad con el que aterriza queda patente con su siguiente aseveración. "No vengo con nadie, de momento solo, me incorporo a un equipo de trabajo, no vengo con un equipo de trabajo; luego, cuando analice, valoraré la posibilidad de mejorar la estructura. Ahora mismo están todos los que están y hasta que no conozca el trabajo de cada uno no tomaré decisiones", insiste.

Tampoco debe temer nadie en lo que respecta a la relación con Óscar Arias en el día a día. "Conmigo todos pueden tener el contacto que estimen oportuno y en la medida que me sea posible transmitiré lo que pueda", lanza como mensaje a los medios, a los que no obstante advierte que "no voy a decir lo que vamos a hacer porque trabajamos con discreción". Sobre su relación diaria con la plantilla, aclara que vivirá "el día a día con ellos".

La cantera, como no podía se de otro modo, merece igualmente un punto aparte. "Este pasado fin de semana he visto al juvenil de División de Honor y al Cádiz B, pero ahora mismo la necesidad imperiosa es con el y primer equipo y luego ya tendremos tiempo para planificar y ver en qué podemos mejorar la cantera. Todo es mejorable y en la medida qu podamos lo haremos", asegura.

Por último, confiesa que no tuvo ninguna duda cuando el presidente contactó con él para ofrecerle la dirección deportiva cadista. "Lo prrimero es que mantenemos muy buena relación de nuestra etapa en el Sevilla y lo segundo es la entidad a la que representa; el Cádiz es un atractivo añadido, un valor añadido, para mí será un orgullo decir que trabajé aquí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios