Cádiz CF

Tomás regresa con tablas en Segunda B pero con la dificultad de encontrar un hueco en Segunda A

  • El lateral algecireño se despidió del Toledo, descendido a Tercera, donde estaba cedido

Tomás pisa el balón en un encuentro con el conjunto toledano. Tomás pisa el balón en un encuentro con el conjunto toledano.

Tomás pisa el balón en un encuentro con el conjunto toledano. / CD Toledo

Para Tomás Sánchez Mesa la próxima pretemporada será un volver a empezar de amarillo después de dos temporadas y media jugando en calidad de cedido en el Granada B (una campaña y media) y en el Toledo (una), equipo en el que acabó hace unas semanas con el mal sabor de boca por el descenso a Tercera. Al zaguero algecireño, que regresa con más experiencia como profesional, le queda encontrar un hueco en la categoría de plata con el deseo de que sea vestido de amarillo.

Cuando la pretemporada del equipo cadista arranque el 9 de julio, al jugador algecireño le corresponderá estar en las sesiones de trabajo porque tiene contrato con el club gaditano. A partir de ese momento le tocará convencer a Álvaro Cervera, lo que ya no pudo conseguir hace algo más de un año porque Brian Oliván y Lucas Bijker fueron los elegidos, y el canterano tuvo que hacer las maletas rumbo a Toledo.

Lo cierto es que los dos años y medio cedido tanto en el filial granadinista como en el conjunto del Santo del Caballlo no le han ido nada mal a Tomás. Un jugador que en noviembre cumplirá 25 años y que acumula 149 encuentros en sus piernas, entre Liga y Copa, en las seis campañas que lleva como profesional. Desde aquel alocado verano de 2012, cuando los italianos de Sinergy, con Gaucci y compañía al frente, apostaron por él con solo 18 años, Tomás ha ido creciendo con temporadas complicadas en lo colectivo y una especialmente mala en lo personal, la 2013, en la que una sucesión de lesiones le dejaron casi en blanco al jugar únicamente tres encuentros. Se fue del Cádiz con 71 partidos disputados y dos fases de ascenso que en ninguno de los casos acabaron en el salto a Segunda A que tanto persiguió de amarillo. Este llegó en la temporada en la que se marchó en invierno al Granada B al no entrar en los planes de Claudio Barragán.

Lejos del Ramón de Carranza, la mejor temporada del lateral zurdo ha sido la 2016-17 (Granada B), acumulando 34 encuentros y anotando la friolera de siete goles a pesar de su posición defensiva en la mayoría de los encuentros. Es el aval que ahora trae este algecireño todavía joven y con experiencia en Segunda B, pero que no sabe lo que es debutar en el 'piso de arriba', una Segunda A que le puede abrir la puerta de amarillo si a partir del 9 de julio convence a Cervera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios