Cádiz CF

Tira del carro

  • Salvi pisa el área, añade la faceta del remate a la velocidad de su juego y firma su primer doblete en la división de plata

Salvi galopa con el balón en un partido a domicilio del equipo amarillo Salvi galopa con el balón en un partido a domicilio del equipo amarillo

Salvi galopa con el balón en un partido a domicilio del equipo amarillo / LOF

El papel de protagonista del partido contra el Almería lo ejerció el jugador del Cádiz que más destaca en el tercio inicial de la temporada: Salvi Sánchez. El extremo tenía pendiente la asignatura del remate y necesitó dos meses y medio de competición para estrenarse como goleador este curso, pero cuando por fin acertó lo hizo por todo lo alto, con su primer doblete en Segunda División A que no pudo ser más oportuno. Emergió su figura y sus dos tantos, uno en el crepúsculo de la primera parte y otro en el albor de la segunda, alumbraron una victoria más que necesaria que puso freno a una racha adversa de ocho jornadas consecutivas sin vencer.

Rescató a su equipo de una preocupante crisis de resultados que se prolongó durante casi dos meses. Con valentía, con la confianza de saber lo que hay que hacer y la intuición que hacer mejor a un futbolista.

El Cádiz acusaba la falta de gol y el sanluqueño tomó buena nota. En el estadio Juegos del Mediterráneo fue poco a poco, de menos a más. Le costó entrar en materia, como al resto de sus compañeros, hasta que empezó a entrar en contacto con el balón y cambió el rumbo del partido.

No sólo galopó por la banda derecha. Tuvo además la vista de seguir con atención las jugadas y sacó a relucir su instinto para adivinar dónde podía hacer daño. Con la velocidad de una gacela se anticipó a la defensa para definir a las primeras cambio tanto en el servicio de Lucas Bijker desde la izquierda como en la posterior asistencia de José Ángel Carrillo desde la derecha. Salvi se descolgó de su espacio natural, el costado derecho, para ejercer de delantero centro, en boca del gol, en la posición de los artilleros.

Cerca de la portería demostró que tiene puntería, una cualidad que añade a la de la capacidad de desborde. Se desenvolvió con desparpajo cerca de la portería, con la determinación de un depredador del área que devoró a un rival malherido, roto en mil pedazos. Sus goles fueron santa medicina para el Cádiz y puro veneno para el Almería. Acabó de un plumazo con dos sequías: la colectiva y la individual.

El 7 tiró del carro cuando más falta hacía y anotó el tercer doblete de su carrera. Los dos anteriores los hizo también de amarillo y azul pero en Segunda División B, en la campaña 2015/16, la del esperado ascenso. El primero fue contra el Villanovense y el segundo, frente al Jumilla. No es fácil hacer dos tantos en un encuentro, y menos cuando el equipo está con el agua al cuello. Salvi tomó el mando, apretó el botón de los goles y devolvió la tranquilidad al universo cadista.

El extremo crece como futbolista. No sólo corre por la banda. Necesita más terreno. Huele la jugada y acude presto al remate. Una vez dijo que a las órdenes de Álvaro Cervera ha mejorado. El técnico le anima a que pise el área y adentrarse en la zona caliente, reservada a los killers, le reporta beneficios.

El gaditano de Sanlúcar, con el par que firmó en el estadio Juegos del Mediterráneo, lleva un tanto más del que acreditaba a la misma altura de la pasada temporada. Marcó su primer tanto en la categoría de plata con aquel latigazo a la escuadra contra el Mirandés y después sufrió un atasco del que salió en la 15ª jornada, cuando volvió a ver puerta en el choque contra el Alcorcón. Acabó su primer curso en Segunda con ocho dianas en su cuenta, una cantidad nada despreciable en su debut para un jugador que no es un ariete. Acumula un gol más que hace un año. Está a tiempo de mejorar las cifras del pasado ejercicio. Ganas no le faltan con una ambición que no le hace perder la humildad que le lleva has dónde está, querido por equipos de Primera y uno de los baluarte del Cádiz, con el que tiene contrato hasta 2022.

Goles son amores y Salvi forma parte de los cinco nominados a mejor jugador de la 13ª jornada de Segunda División A junto con Maikel Mesa (Nástic de Tarragona), Aarón Ñíguez (Real Oviedo), Gustavo Ledes (Reus Deportiu) y Cucho Hernández (Huesca).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios