cádiz | lugo

Sábado de Pasión contenida en las gradas

  • El 'jarro de agua fría' da paso a la esperanza y al final, al conformismo

Sábado de Pasión contenida en las gradas Sábado          de Pasión contenida en las gradas

Sábado de Pasión contenida en las gradas

La víspera del Domingo de Ramos fue más Sábado de Pasión que nunca para el cadismo, que dio la bienvenida a la Semana Santa en el Ramón de Carranza con un encuentro que dio sobrados motivos, casi en igual medida, para blasfemar, celebrar, rezar y dar las gracias finalmente por el punto sumado. Objetivamente, el Lugo superó al Cádiz en todo menos en el marcador. Un calvario también para los amantes del espectáculo porque de fútbol del bueno, más bien poquito.

La afición, que acudió al estadio en número similar al de jornadas anteriores pese a que la cita coincidía con el inicio de las vacaciones para muchos, se aprestó a vivir una tarde de emociones que comenzó bien pronto con el jarro de agua fría que supuso el 0-1 y continuó con un respiro de alivio con el 1-1 y un mundo de esperanza por delante.

Al contrario de lo que sucedió la última vez que los amarillos jugaron ante su afición, en el duelo con el Tenerife, aunque el Lugo también se adelantó, en el conjunto de la primera mitad las sensaciones invitaban al optimismo. El rival tocaba y tocaba, no en vano es el equipo que acumula más pases en toda la Segunda División A, pero el Cádiz daba muestras de su peligro cada vez que robaba el balón. Y cuando eso ocurría, la grada se encendía y contagiaba al equipo con su empuje. De ese modo llegaron un par de acciones por la izquierda que no finalizaron felizmente pero que abrieron la caja de las dudas del cuadro gallego.

No obstante, tras el paso por los vestuarios la realidad se impuso, más si cabe después de que la expulsión de Aridane dejara a los amarillos con 10, y aplacó el entusiasmo de los incondicionales locales. El conformismo se apoderó de una hinchada que una vez más mostró su cara más solidaria con el apoyo a Alfonso, un niño de 7 años que padece Pompe, una enfermedad rara que afecta sólo a otras 50 personas en España. El pequeño, un forofo del Cádiz, fue protagonista por la campaña en su favor antes y durante el partido. Su día de gloria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios