Cádiz CF

Reencuentro sin rencores

  • Diego García, destituido por Vizcaíno como secretario del Consejo hace poco más de un año, asegura que recibirá con los brazos abiertos al dirigente cadista como presidente del Elche

Manuel Vizcaíno (i) y Diego García, en una junta de accionistas del Cádiz. Manuel Vizcaíno (i) y Diego García, en una junta de accionistas del Cádiz.

Manuel Vizcaíno (i) y Diego García, en una junta de accionistas del Cádiz. / joaquín pino

No tuvo la salida del Cádiz que él esperaba hace poco más de un año pero en poco tiempo accedió a la presidencia del Elche, club de su ciudad natal. Diego García, hasta no hace mucho abogado y secretario del Cádiz, vivirá "de manera especial" el encuentro del próximo domingo, como él mismo reconoce en declaraciones efectuadas ayer a este periódico. Su club de origen reciente visita a la entidad que ahora preside. "El Cádiz es un club al que tengo un gran aprecio y siempre se lo tendré. Fueron cuatro años intensos allí que por supuesto nunca olvidaré y ahora juega contra el equipo de mi ciudad que tengo el honor de presidir".

La vida da muchas vueltas y Diego García no podía imaginar hace un año que doce meses después Elche y Cádiz se iban a enfrentar en la categoría de plata y esas circunstancias. "La vida es larga y se dan coincidencias como la de ahora. Es fenomenal el hecho de poder enfrentarnos en un partido de fútbol y además con dos equipos bien posicionados, aunque el Cádiz está algo más arriba en la clasificación con cuatro puntos de ventaja sobre nosotros".

El equipo amarillo está firmando hasta el momento una gran temporada en su retorno al segundo escalón de la Liga de Fútbol Profesional, algo que no sorprende al dirigente del Elche, que no duda en reconocer la labor que desempeña quien está al mando de las decisiones deportivas. "El Cádiz dispone de un bloque estupendo que sabe jugar y además está en una muy buena racha. No me extraña su buena marcha si se tiene en cuenta que Quique Pina posee una gran experiencia en el mundo del fútbol. Sabe de qué va esto y lo demuestra".

García no oculta que ver el domingo los colores de la equipación del Cádiz en el estadio del Elche será una vivencia especial. "Después de haber trabajado allí más de cuatro años será un momento de sentimientos contradictorios. Pero hoy me debo al Elche, el club de mi ciudad y, como es lógico deseo una victoria del Elche". Eso sí, "cuando el Cádiz no juegue contra nosotros quiero que gane los demás encuentros".

Cuatro años dan para mucho y al final no tuvo una buena salida de la entidad cadista cuando el presidente, Manuel Vizcaíno, prescindió de García como secretario del Consejo de Administración, a finales de 2015, tras la fractura producida entre ambos en plena tormenta institucional del club. El mandatario de club ilicitano mira hacia adelante y lo hace sin rencor. Todo lo contrario. Con la mano tendida. "Lo que ocurrió es agua pasada, a veces se dan situaciones y lo que importa es el presente y el futuro". Vizcaíno es "un presidente de un club que forma parte de la Liga de Fútbol Profesional y por supuesto que será recibido con los brazos abiertos. Ojalá podamos coincidir en el almuerzo si es posible". El tiempo curas las heridas y las rencillas desaparecieron. "Hemos tenido algún encuentro desde mi salida y todo está solucionado", asegura García antes de subrayar que tanto Cádiz como Elche son equipos "que tienen un gran futuro por delante".

Tras ser destituido por Vizcaíno a finales de 2015, García irrumpió en la actualidad cadista en el primer trimestre de 2016 al adquirir el paquete de acciones del club pertenecientes a la Cámara de Comercio de Cádiz, que había pasado de 2.000 a 16.000 en la ampliación de capital. Fue un movimiento puntual de compra porque, nueve meses después, esas acciones ya no son de su propiedad, como él mismo admite. Las vendió, aunque su discreción le lleva a reservar el destinatario de esas acciones.

Su ocupación es llevar al Elche a una situación de estabilidad económica. "Estamos en pleno concurso de acreedores, parecido al que tuvo el Cádiz. A finales de enero tenemos una junta de acreedores y el objetivo es estabilizar el club". En lo deportivo no duda en afirmar que la prioridad es amarrar la permanencia antes de afrontar otros retos. "Lo primero es llegar a los 50 puntos, ir partido a partido y, llegado el caso, no renunciar a nada". Lo más inmediato es el partido del próximo domingo en el Martínez Valero y García se enfunda la piel de cordero: "El Cádiz nos visita en una situación inmejorable y es el favorito, pero nosotros trataremos de quedarnos con los tres puntos en casa arropados por nuestra afición".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios