josé marÍA martín-bejarano. centrocampista

"Quiero volver a ser el José Mari de siempre"

  • El futbolista del equipo amarillo ve en el inicio de la pretemporada el final del túnel tras su grave lesión

  • Vuelve con fuerza, en lo personal, y con mucha prudencia, en lo colectivo, por la dificultad que entrañará la categoría

José Mari. José Mari.

José Mari.

La vida siempre da una segunda oportunidad y a José Mari se la brinda porque, entre otras cosas, se la merece por su valía como profesional y persona. El jugador del Cádiz ha salido del túnel después de siete meses desde aquella terrible lesión sufrida en el campo de La Romareda. Un 10 de diciembre un futbolista llamado Papu lo apartó del fútbol más de media campaña; un 9 de julio, mañana, será uno más en el inicio de la pretemporada. Uno de los pocos gaditanos de la plantilla, el abanderado del vestuario y un jugador querido por los compañeros y la afición, asume el protagonismo como el mejor 'fichaje' del verano. El éxito de la escuadra de Álvaro Cervera depende, en buena parte, del rendimiento de José Mari.

-¿Cómo se encuentra después de un año complicado por culpa de la grave lesión?

-La verdad es que estoy esperando con muchas ganas que arranque la pretemporada. Que empiece todo lo que conlleva para que al final nos lleve al destino deseado, a lo que queremos.

-Lo de pasar página lo tendrá grabado a fuego...

-Pretendo dejar atrás la peor racha de mi carrera deportiva y seguir con el talante favorable que me ha ayudado a pasar todo esto de la mejor manera posible. He estado muy centrado en recuperarme para llegar a este momento en el mejor estado posible.

-Se han acordado mucho de usted desde el pasado mes de diciembre.

-Al final, cuando uno no está el deseo es ayudar aunque realmente no puedes hacer nada por culpa de una lesión tan grave. La impotencia que ha sentido ha sido grande. Es un orgullo que se acuerden de uno, pero al final queda la lástima y el pesar por no haber cumplido el objetivo personal y colectivo.

-Imagino que no debe ser fácil cruzarse con su 'verdugo'. Me refiero a Papu. ¿Es así?

-Para nada. Le saludaría como hago con todos los futbolistas. Fue una jugada desgraciada con una alta dosis de mala suerte cuando me derribó. El chaval se disculpó y el Zaragoza estuvo pendiente de mi estado. El fútbol tiene este tipo de situaciones aunque en este caso me tocó la peor parte.

-¿Existe más responsabilidad a las puertas de su regreso?

-Al final es algo que no se nota porque el hecho de jugar en el Cádiz ya conlleva una responsabilidad notable. En mi caso puede ser grande por el hecho de que soy de casa. En cualquier circunstancia siempre intento dar lo mejor de mí.

-¿Tiene un plan especial para el comienzo de la pretemporada, para estar en las condiciones más parejas a sus compañeros?

-En los entrenamientos que vienen a partir de ahora debemos tener mucha calma y no volvernos loco. Hay que ir poco a poco con el objetivo de estar bien para el inicio de Liga. Las miras están en ese fin de semana de agosto en el que dará comienzo la competición; el momento de la verdad será el inicio de la Liga.

-Ese objetivo será pura obsesión en un futbolista tan importante para Cervera, ¿verdad?

-La idea es esa en cuanto a llegar a tope para cuando comience la competición. Tendremos un plan específico para mí en los entrenamientos. No cambiará en exceso de lo que venía haciendo aunque ahora será todo más fácil teniendo a los compañeros junto a mí.

-Repase el pasado del colectivo. ¿Por qué se derrumbó el equipo en el tramo final de Liga?

-Creo que en los dos últimos meses se dio un pequeño bajón, y a eso hay que añadir que otros equipos venían desde atrás con un ritmo de puntos muy bueno. Si a esto le sumamos que nos la jugamos en la última jornada... Pero realmente nos marcó, para mal, el empate con el Tenerife. Esos dos puntos que nos dejamos en la prolongación y el ritmo que traían otros equipos se notó al final. El equipo compitió fuerte hasta el final y no queda otra que mejorar.

-Nueva temporada y otra vez se fija el objetivo en los 50 puntos. ¿Por tercera temporada consecutiva lo mismo?

-El Cádiz no se puede volver loco. Si se vuelve loco echará tierra sobre su tejado. Hay que mantener la categoría pero siendo conscientes de que se pueden hacer las cosas bien. A partir de los cincuenta puntos, ya veremos qué se puede conseguir. Lo seguro es que llegado ese momento no habrá miedo por mirar más allá, pero eso teniendo en todo momento muy presente que la Segunda División A es una categoría muy difícil.

-Menuda división de plata, con equipos de un potencial enorme y con un pasado importante en la elite del fútbol español. ¿Le asusta?

-Será muy fuerte. Es un dato que no tiene discusión. Entre los equipos que han bajado de Primera, algunos de los que han subido de Segunda B y el grueso de los que siguen de la campaña pasada, nos encontramos con una categoría temible. Para nada será un año fácil, y ojalá pudiéramos estar desde el principio en la parte alta. Pero hay que tener presentes que se puede presentar una temporada muy dura y complicada.

-Veo que lo tiene claro...

-Es la única posibilidad de tener alguna opción. En el Cádiz se juega siempre para estar lo más arriba posible, aunque hay que tener claro que el objetivo es salvarse.

-Hay una afición fiel que a usted le adora. ¿Ha sentido lo mucho que le ha arropado?

-La afición siempre ha estado y está, y le agradezco el apoyo y el cariño durante el periodo de lesión. Han sido meses muy difíciles pero lo fui superando sabiendo que toda esa gente estaba detrás. Con una lesión como la mía hay que volver a coger confianza. La afición puede estar tranquila porque lo voy a dar todo para volver a ser el José Mari de siempre. Ese objetivo lo tengo claro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios