Cádiz CF Producción en la prolongación

  • Hasta cuatro goles llegaron más allá del minuto 90 en la tercera jornada del campeonato de Liga

Mario Barco es agarrado por un jugador del Oviedo.

Mario Barco es agarrado por un jugador del Oviedo. / lourdes de vicente

El varapalo sufrido por el Cádiz con el gol marcado por el Real Oviedo en el minuto 94 es todo un aviso para que no se vuelva a repetir. Ese tanto aún escuece en el universo cadista. La conclusión es que hay saber matar los partidos, pero el rival también juega. La escuadra asturiana, a priori una de las más potentes de la categoría de plata y por tanto considerada como clara candidata al ascenso a Primera División, jugó sus cartas hasta última hora y consiguió neutralizar el 1-0 que parecía inamovible hasta esa acción definitiva. Está Hasta el pitido final puede suceder cualquier cosa en un partido, y más si el resultado es tan apretado como el del pasado sábado en el estadio Ramón de Carranza en un duelo presidido por la igualdad entre dos contrincantes intensos.

Un gol en el tiempo de prolongación no es un hecho aislado. Se marcan más de lo que parece. En la tercera jornada de LaLiga 1|2|3, a falta del choque entre el Almería y el Málaga -se disputaba ayer a partir de las nueve de la noche- hasta cuatro tantos llegaron ya rebasado el minuto 90. Ninguno fue para ampliar una ventaja. Al revés. Todos sirvieron para alterar el rumbo del encuentro. El que va por detrás en el marcador aprieta de lo lindo y el que lleva ventaja suele dar un paso atrás para defender su botín. Y además las fuerzas ya escasean después de tanto esfuerzo.

Además del tanto que el conjunto amarillo se hizo en propia puerta en el 94, cuando el encuentro agonizaba -fue en la última jugada del encuentro-, otros choques también depararon novedades en la prolongación. En el Tenerife-Deportivo se vivió un final de locos, con un gol que daba la victoria a los gallegos en el 92 replicado por los canarios en el 94 para poner el empate definitivo.

El Lugo perdía 0-2 frente al Numancia y terminó de culminar la remontada con una diana en el 95 que le otorgó el triunfo. Creyó hasta el final.

El Cádiz acabó el duelo ante el Oviedo con sensación de derrota que dejó la pérdida de dos puntos que parecían en el bolsillo. Esta vez le tocó sufrir pero otras veces ha sonreído. La pasada temporada, por ejemplo, el equipo amarillo empató en el terreno del Real Valladolid con un gol de Servando en el minuto 92. En la campaña 2016/17, los gaditanos igualaron en el campo del Huesca con un tanto in extremis de Ortuño en el 93. Y Aitor empató en La Romareda con un zambombazo marca de la casa en el 90.

El tiempo extra que otorgan los colegiados da para mucho. Hasta seis goles se han producido más allá del 90 desde que rrancó la Segunda A en el curso 2018/19. Si no hubiese alargue el Tenerife estaría ahora en la cola de la clasificación. No sólo por el tanto en el 94 de la última jornada, también por que el marcó en el mismo minuto del capítulo inaugural que le valió para arañar un agónico empate el terreno del Nástic de Tarragona.

Los goles al final a veces caen de un lado y otras de otro. Es lo que tiene el juego. En cualquier caso, para el conjunto de Álvaro Cervera es un aprendizaje de cara al futuro para evitar un nuevo revés cuando la tarea parece hecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios