CÁDIZ cf

¿Qué pasa con Güiza?

  • El delantero sólo ha disputado 36 minutos en las últimas ocho jornadas y en Oviedo fue el jugador descartado de la lista inicial de 19 hombres

  • Hizo dos goles en Elche, pero desde entonces apenas se le ha visto jugar

¿QUÉ PASA CONGÜIZA?

¿QUÉ PASA CONGÜIZA?

El caso de Dani Güiza empieza a ser llamativo en las últimas semanas porque su papel en el equipo ha quedado ensombrecido de manera espectacular. No muy lejos quedan sus dos goles en el campo del Elche que sirvieron para ganar 2-3 en el Martínez Valero, pero desde entonces su luz se ha ido apagando hasta quedar prácticamente en nada. El mejor ejemplo de lo que vive es que realizó el largo desplazamiento a Oviedo y al final fue el descartado de la convocatoria inicial, que esta compuesta por 19 hombres.

Güiza comenzó la temporada sabiendo que su papel iba a ser bien diferente al de la pasada campaña. El ascenso, la exigencia de la categoría superior y la llegada de un futbolista como Alfredo Ortuño iban a dejar un poco más alto el listón de la titularidad. Y el paso de las jornadas ha ido confirmando esta tendencia porque el delantero, después de 28 encuentros de Liga, ha participado en once (sólo dos como titular), sumando únicamente 316 minutos. Es el séptimo futbolista del plantel con menos participación por detrás de Jesús Fernández (aún no ha debutado en Liga), Iván Malón (4), Gastón del Castillo (31), Aketxe (87), Jesús Imaz (170) y Gorka Santamaría (242). Pero se da el caso de que Malón, Aketxe e Imaz llegaron en enero.

Desde sus dos tantos al Elche, al ariete jerezano le ha costado hacer ruido y disponer de oportunidades a pesar de que los registros anotadores de Ortuño han sido idénticos a los suyos habiendo disputado 711 minutos más desde aquel encuentro en tierras alicantinas. Desde aquellos dos tantos en el Martínez Valero (jornada 20ª), Güiza ha perdido protagonismo como primera alternativa a Ortuño. Disputó 32 minutos en la jornada 21ª (Cádiz, 0 - Valladolid, 1), no jugó en la 22ª a pesar de estar convocado (Cádiz, 1 - Almería, 0) y su última aparición fueron cuatro minutos de la jornada 23ª (Mallorca, 0 - Cádiz, 0). A partir de ahí, cinco encuentros en los que no ha saltado al césped. En cuatro de ellos estuvo citado y en el último, en el Nuevo Carlos Tartiere, viajó hasta Asturias y al final fue el descarte de la convocatoria inicial de 19 hombres.

Posiblemente no sea plato de buen gusto para el cadista, quien ha tocado el cielo futbolístico a lo largo de su trayectoria profesional, no estar ya ni en un segundo plano y ver que refuerzos invernales como Aketxe e Imaz asumen su rol en posiciones de ataque. La decisión de Álvaro Cervera es más que respetable, sobre todo cuando se analiza la excelente temporada del equipo, aunque es obvio que resulta llamativo el papel tan secundario que le está tocando a Güiza en las últimas cinco semanas de competición.

Es inevitable realizar una comparativa del delantero entre esta campaña y la pasada. Los 316 minutos actuales en competición liguera son aproximadamente una quinta parte de los 1.552 minutos que sumaba la temporada pasada al alcanzar la jornada 28ª.

Güiza tiene que asumir un rol que, en parte, era esperado, si bien después de sus buenas prestaciones en Elche, existía una corriente de opinión favorable a que el jerezano viera aumentada su participación. Este medida, de paso, permitiría oxigenar a Ortuño, que, con 2.324 minutos, es el cuarto integrante del plantel con mayor participación en LaLiga 1|2|3, sólo superado por Cifuentes, Carpio y Aridane. No obstante, la aportación de Ortuño no se queda únicamente en su cifra de goles, pues el trabajo que realiza en ataque va en beneficio del colectivo. El estado físico de Güiza (36 años) quizás no permite esa misma dedicación sobre el césped.

El ahora ariete suplente tiene que esperar que cambie su suerte estando en condiciones para cuando Cervera recurra a sus servicios. Es su objetivo en una campaña distinta para él porque no ha sido habitual este escenario desde que es profesional; es decir, alcanzar la jornada 28ª con una cantidad tan baja de minutos. Además se da el caso de que es la primera vez en el presente curso liguero que acumula cinco jornadas consecutivas sin jugar. En dos ocasiones llegó hasta cuatro (entre la 8ª y la 11ª y entre la 16ª y la 19ª), pero nunca más de un mes sin pisar el terreno de juego en un encuentro oficial.

Su participación en el actual Cádiz, hace que el adiós del jugador al acabar la temporada sea un hecho cada vez más real. Si su papel hubiera sido otro en cuanto a mayor protagonismo y su capacidad física en cuanto a resistencia fuera otra, las puertas de la continuidad -sobre todo con el equipo en la división de plata- estarían abiertas.

Güiza vive de amarillo agarrándose a lo que fue la temporada pasada -clave en el ascenso-, que no es poco y resulta muy reconocido por el cadismo, aunque el presente sea feo en su ocaso como futbolista profesional. El Cádiz siempre le estará agradecido por su compromiso y sus goles, como el que certificó el ascenso en el Rico Pérez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios