Cádiz CF

Negredo come ajos en Carranza

  • El delantero del Sevilla se pica con la grada y la manda callar tras anotar su primer gol

El consuelo de no concluir último en el Trofeo Carranza se lo llevó el Sevilla tras un partido donde hubo muchos goles, poco fútbol y un calor asfixiante que soportaron unos seis mil aficionados que, antes de comenzar el encuentro, guardaron un respetuoso minuto de silencio en memoria del que fuera presidente amarillo en la temporada 1975/76, Vicente Alonso, que fallecía ayer a los 84 años de edad. Más que Cádiz y Sevilla, ayer pareció que se enfrentaban sus filiales, ya que tanto Vidakovic como Álvarez decidieron poner sobre el terreno de juego a muchos de sus canteranos. Entre los pocos peloteros de renombre que partieron de inicio estaba el delantero hispalense Álvaro Negredo, que se convirtió en el gran protagonista del duelo y no sólo porque fuera el autor de dos de los goles del cuadro visitante. El atacante no anduvo fino en la primera mitad, algo que no pasó desapercibido para la guasona afición amarilla, que ya en la segunda mitad obsequió a Negredo con más de una rima relativa a su desafortunada tarde o a su ausencia en el Mundial de Sudáfrica. Los cánticos debieron molestar sobremanera al delantero, que después de anotar su primer gol emuló a Raúl González en el Camp Nou y mandó a callar a la grada llevándose el dedo a la boca. Su gesto no hizo otra cosa que subir el volumen de las gargantas gaditanas hasta el final del encuentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios