Málaga - Cádiz | Ambiente Marea amarilla en La Rosaleda

  • Más de mil seguidores cadistas disfrutan con el triunfo en las gradas tras una gran jornada de convivencia en la capital costasoleña

Marea amarilla en La Rosaleda. Y, además, con final feliz para el más de millar de aficionados del Cádiz que se desplazaron a la capital costasoleña para apoyar a los suyos y terminaron celebrando un nuevo triunfo, el noveno del curso, el cuarto consecutivo, que sirve para consolidar aún más si cabe el liderato.

Ubicados en una esquina del estadio malacitano, los seguidores cadistas tiñeron de amarillo y azul la grada, haciéndose notar desde antes del comienzo del encuentro y especialmente a partir del momento en el que Choco Lozano puso por delante al titular de la Tacita de Plata, pasada la media hora de juego. La fiesta fue en aumento tras el descanso, sobre todo con el 0-2 de Caye Quintana y a pesar del sufrimiento de los últimos minutos, cuando los locales recortaron distancias, hasta la explosión de júbilo con el pitido final.

Una vez más, la afición dio una auténtica muestra de saber estar, centrándose en exhibir su apoyo y fidelidad al equipo que dirige Álvaro Cervera, disfrutando al máximo de toda la jornada.

De hecho, las diferentes excursiones programadas, muchas de ellas por parte de la Federación de Peñas, coincidieron desde temprano en Málaga con los numerosos particulares que viajaron desde diversos puntos de la provincia, por lo que el cadismo pudo disfrutar con un día de extraordinaria convivencia tanto en la ciudad como una vez llegados al estadio de La Rosaleda, en donde tocó animar, vibrar, celebrar y sufrir hasta el último minuto. Pero valió la pena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios