Cádiz CF

Juan, de vuelta

  • Villar regresa al campo en el que se hizo fuerte tras un primer año en el que peleó por no bajar a Tercera

Juan Villar, en pleno entreno con el Tenerife. Juan Villar, en pleno entreno con el Tenerife.

Juan Villar, en pleno entreno con el Tenerife.

Juan Villar está de vuelta. El extremo que recaló en el Cádiz en la temporada 2012-13 y que permaneció otras dos en las que demostró sus condiciones como futbolista, será uno de los protagonistas el próximo fin de semana. Ahora que defiende la elástica del Tenerife, el onubense pisará el césped de un campo en el que fue idolatrado después de recibir muchas críticas por culpa de un primer año correcto en lo personal pero nefasto en lo colectivo. Aquel proyecto, encabezado por Gaucci y compañía, buscaba el ascenso a Segunda A, aunque acabó peleando, con cierto sufrimiento, por evitar el descenso a Tercera.

Del borrón y cuenta nueva, Juan Villar brindó posteriormente dos temporadas muy destacadas, ambas con la pelea por el ascenso a la categoría de plata en sus manos. El curso que le tocó pelear por no caer a Tercera se destapó con 38 encuentros entre Liga y Copa (2.959 minutos) y diez goles que ayudaron mucho para que el descalabro no fuera total. Ese año tuvo partidarios y detractores, los segundos sobre todo cuando vieron como se llevaba la mano a la oreja para celebrar un gol en Carranza después de un partido pésimo, como queriendo 'escuchar' a los que le criticaban.

A Juan Villar le vino de perlas aquella primera campaña para madurar un poco más y empezar a hacerse fuerte como profesional. No fue fácil para el onubense bajar de Segunda A a Segunda B, tras salir del Recreativo, y tener que vivir un curso tan convulso. Cambió todo una temporada después (2013-14). El Cádiz acabó cuarto tras vencer en Cáceres en la última jornada, por lo que abría de amarillo las puertas del play-off. Duro trago contra L'Hospitalet, tras tomar ventaja en la vuelta gracias a un gol suyo y ver como en el último suspiro el equipo catalán levantaba la eliminatoria y dejaba a los amarillos sin ascenso. 36 encuentros (2.906 minutos) y 19 goles en su mejor registro anotador en el Cádiz.

Juan Villar regresó con más fuerza porque en su última campaña de amarillo ayudó mucho a que el Cádiz fuera campeón del grupo IV. Su actuación a lo largo de 40 partidos (3.026 minutos) y sus 13 goles en una plantilla con atacantes como Jona y Airam Cabrera, le abrieron la puerta a poder ascender y volver a la división de plata. Sin embargo, primero el Oviedo y luego el filial del Athletic de Bilbao truncaron su sueño. Son recordadas sus lágrimas al acabar el choque contra el Athletic B, ya que sabía que era su despedida del Cádiz dejando al equipo donde lo cogió, en Segunda B.

Los caminos del extremo y del conjunto gaditano se separaron, primero con el jugador en el Real Valladolid y ahora en el Tenerife. Otros dos destinos para intentar un ascenso que le lleve en este caso a Primera. No pudo ser en Pucela y parece casi imposible este año en las Islas Afortunadas.

Juan Villar pisará el césped donde fue aplaudido y pitado según la tarde; como esos toreros que no siempre salen al quite en el momento oportuno. Pero Carranza debe tener memoria para recordar que dio mucho más que lo que pudo quitar. Sus goles evitaron un descenso a Tercera, y en dos ocasiones dejó cerca el regreso a Segunda A. Su marcha en el verano de 2015 estuvo más que justificada porque media categoría de plata se sorteaba sus derechos federativos. Juan, siempre Juan, se fue con el deseo de volver algún día a sentirse cadista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios