Cádiz CF

José Mari se deja ver por el verde de El Rosal

  • El roteño toca balón por primera vez tras su lesión y lo hace con miras a la pretemporada

José Mari, vestido de corto sobre el césped del campo Ramón Blanco. José Mari, vestido de corto sobre el césped del campo Ramón Blanco.

José Mari, vestido de corto sobre el césped del campo Ramón Blanco. / fito carreto

Imagen agradable la que significó ver ayer sobre el césped del campo Ramón Blanco, en las instalaciones de El Rosal, a José Mari, que por primera vez desde su grave lesión aparecía por el verde vestido de corto para trabajar. Tocó balón y, de alguna manera, da un paso más en su larga recuperación pensando en estar en óptimas condiciones para el inicio de la pretemporada.

Cabe recordar que en el ecuador del pasado mes de diciembre, después de la brutal entrada del zaragocista Papu, el pivote cayó lesionado de gravedad y tuvo que ser intervenido de una lesión en el menisco externo y en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, lo que provocó en aquel momento que dijera adiós a más de media temporada.

El largo proceso en manos de los recuperadores continúa cumpliendo fases y la que arranca ahora dejará a José Mari con escenas como las de ayer, cada vez más cerca de sus compañeros, aunque sabiendo que la ayuda a estos será de corte anímico porque no puede jugar en las jornadas que faltan por disputar ni tampoco una hipotética fase de ascenso.

Después de cuatro meses desde que pasara por el quirófano, el futbolista roteño ve sobre el horizonte un poco de más luz de cara a pensar con optimismo en el inicio de la próxima pretemporada, cuyo objetivo obsesiona al jugador para llegar a ese momento completamente recuperado para arrancar la campaña 2018-19 en igualdad de condiciones que los integrantes de la próxima plantilla del Cádiz.

El centrocampista acumulaba diez encuentros de Liga y uno de Copa del Rey antes de la grave lesión sufrida en La Romareda. Una cifra que no es mayor porque en el estreno liguero, en Córdoba, se lesionó y no pudo reaparecer hasta la novena jornada. Por lo tanto ha sido una campaña para olvidar en el capítulo de lesiones porque la segunda de ellas le dejó fuera de combate de manera definitiva en el curso actual. Su ausencia trajo una importante dosis de amargura a los compañeros y, sobre todo, al entrenador. Un Álvaro Cervera que siempre ha sido un fiel defensor del jugador al valorar sus condiciones como profesional y persona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios