cádiz cf

Jorge Luque llama a la puerta

  • Agné confiesa que el fichaje estelar del mercado de invierno "está para jugar, él me ha dicho que ya está para competir", lo cual parece un anuncio de que mañana se estrenará como titular

La única esperanza que le va quedando al cadismo para que el juego del equipo de sus amores experimente una variación que lo haga más vistoso tiene un nombre propio: Jorge Luque. Su ansiada irrupción en la alineación titular, aún pendiente desde que apareció por estas tierras como refuerzo invernal de altos vuelos, es el arma secreta que Agné parece tener guardada como oro en paño para emplearla en el momento más apropiado, cuando se halle perfectamente engrasada y preparada para cumplir positivamente una función para la que ningún otro compañero de la plantilla se halla cualificado como él. Por algo un equipo de fútbol sin cerebro se asemeja en su deambular a una gallina recién degollada.

A Raúl Agné, que le está cogiendo demasiado gusto a los entrenamientos a puerta cerrada, no le satisface en exceso dar pistas en sus ruedas de prensa de los viernes, pero ayer se intuía del tono de sus respuestas que por fin ha llegado la hora de que Jorge Luque coja el timón del submarino amarillo para que este emerja en busca de aguas menos turbulentas: "Jorge Luque está para jugar, pero jugará si me da la gana -soltaba el técnico cadista como dejando claro que a él no le presiona nadie-. Él ya me ha dicho que está para competir. Es un futbolista que ha jugado a un gran nivel y eso le permite saber el momento en que está preparado. Está claro que exceso de calidad no tenemos y que si alguien nos puede aportar dosis de calidad ese es Jorge. Es un futbolista que tarde o temprano debe entrar y la verdad es que el tiempo apremia".

Antes, el aragonés había opinado sobre el choque que aguarda mañana: "Será un partido muy duro. Va el penúltimo, pero desde que llegó este entrenador -por Luis García Tevenet- lleva números de play-off. Se ha convertido en un equipo agresivo y que presiona mucho al adversario, el que más lo hace del grupo. Se halla en un momento de forma alto pero, como todos, también tiene defectos porque lo basa todo en la defensa. Eso lo hace muy bien y ahí se ve la mano del entrenador. No van a lo loco, se muestran organizados y eso les permite encajar pocos goles".

De manera inesperada, Agné llegó incluso a explicar el método apropiado para penetrar una barrera defensiva tan sólida como la del UCAM: "Hay que enganchar otra vez una victoria después de que se rompiera la racha. Eso es lo fundamental, ganar a un rival que es de Segunda División B, no de Tercera. Para ello, la clave será salir rápido de la presión para liberar a gente que pueda colocarse delante de su última línea".

Al entrenador del Cádiz aún se le nota cierta amargura por lo acontecido el fin de semana pasado: "La derrota de Sevilla no me ha vuelto loco, como tampoco lo hicieron los triunfos anteriores, pero me dolió especialmente el hecho de encajar tres goles y más por la manera de recibirlos. Otros rivales nos atacaron más que el Sevilla Atlético y no encontraron fisuras. Esta vez fue muy diferente".

A la hora de pedírsele un mensaje para la afición, deja las cosas muy claritas: "No soy nadie para decir qué tiene que pensar la afición, pero no creo que el partido contra el UCAM Murcia vaya a ser espléndido ni brillante. Lo que hay que hacer es ganar. Lo que nunca nos podrá decir la afición es que no nos esforzamos porque esa es nuestra principal obligación y cumplimos con ella. Después se podrá ganar o perder, jugar mejor o peor, pero el esfuerzo está garantizado".

El broche lo puso con un chispazo de humor en forma de anécdota también relativa a la afición, más bien a un aficionado concreto al que confesó no haber visto todavía el rostro: "Tengo uno detrás del banquillo que me da una chapa que no veas. Está todo el partido diciendo cosas como me tenéis contento, vaya regalito...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios