Cádiz CF

Incógnita en las bandas

  • La posible marcha de Salvi y Álvaro García llenaría de millones de euros las arcas del club pero dejaría un vacío difícil de cubrir por su notable trabajo en ataque y en defensa

Salvi se dispone a golpear el balón durante un encuentro del Cádiz de la temporada 2017/18 recién finalizada. Salvi se dispone a golpear el balón durante un encuentro del Cádiz de la temporada 2017/18 recién finalizada.

Salvi se dispone a golpear el balón durante un encuentro del Cádiz de la temporada 2017/18 recién finalizada. / joaquín hernández kiki

La puerta de salida se abre antes que la de entrada en un Cádiz que trabaja con discreción en el mercado veraniego de fichajes. Los 250.000 euros que entran en el club por el traspaso de Lucas Bijker al Mechelen belga le sirven para tapar algunos agujeros. El holandés llegó gratis y con su marcha deja algo de dinero en la caja. El equipo amarillo se queda sin el lateral izquierdo que más veces fue titular en la temporada recién finalizada y ahora debe reforzar esa posición con la incógnita de si Brian Oliván, el otro inquilino de ese lado de la defensa, continúa o no en la plantilla. Además del lateral izquierdo, los puestos que a priori van a experimentar más retoques son los extremos y la delantera.

La posible salida de Álvaro García y Salvi, de producirse, podría causar un importante beneficio económico a la entidad y a la vez originar una considerable pérdida de potencial en la plantilla difícil de paliar. Eso sí, los ingresos millonarios que propiciarían los posibles traspasos del utrerano y el sanluqueño, además de suponer un desahogo para las arcas del club, en teoría permitirían acometer inversiones para remodelar las bandas. Otra cuestión es que sea posible encontrar jugadores de un perfil parecido: veloces, con capacidad de desborde, espíritu de sacrificio -defender además de atacar-, humildes, comprometidos con el equipo… Tendrían que adaptarse a la exigencia de Álvaro Cervera, que es máxima. Los dos titulares ponen el listo muy alto.

El presidente, Manuel Vizcaíno, ha marcado territorio al asegurar que ninguno de los dos saldrá del equipo si no es mediante el pago de la cláusula de rescisión de contrato, que gira en torno a los ocho millones de euros en cada uno de los casos. Llegado el caso, si algún club mostrase interés en uno o los dos jugadores, el mercado dictará sentencia. Si hay una oferta suculenta, sin llegar a esas cifras, será difícil frenar el cambio de destino de uno o los dos futbolistas que más han acaparado los focos. La lógica apunta a que si salen no lo harán por el precio reflejado en el documento del vínculo laboral. No se repetiría la historia del último verano. El Cádiz rechazó la pasada pretemporada una propuesta del Getafe de cinco millones y medio por los dos extremos y Álvaro García tuvo una oferta irrechazable que le hizo pasar un mal trago. Era una oportunidad de oro de dar un salto profesional en lo deportivo y lo económico que le causó un bajón anímico cuando el club impidió su salida. La entidad cadista le renovó hasta 2022 con una mejora de su ficha. Se supone que no pondría obstáculos a su marcha si en la campaña 2018/19 llega una buena oferta para el futbolista y para el club.

El juego del Cádiz ha dependido en buena medida de Álvaro García y Salvi en las dos temporadas en LaLiga 1|2|3 después del último ascenso. Son dos caramelos en el mercado a los que no han parado se seguir ojeadores de equipos de Primera y también de otras ligas extranjeras.No sólo por sus prestaciones en ataque, también por su esfuerzo en defensa. Si se va uno o los dos el conjunto amarillo tendrá que reinventarse. No le quedará otra. Una misión compleja para la dirección deportiva y el entrenador. Si se marchan la pregunta será si cambiará la manera de jugar de un equipo que siempre se ha sentido más cómodo sin la posesión del balón y ha apostado por la rapidez de unos extremos que quizás ya no corran por las bandas del Carranza.

Los nombres que más suenan son el puertorrealeño Álvaro Vadillo -libre tras dos campañas en el Huesca-, Juan Hernández -ha destacado en el Celta de Vigo B y sube al primer equipo-… El casting está abierto pero antes se debe aclara la situación de los jugadores del Cádiz más cotizados en el mercado.

Mientras los extremos dependen de la posible marcha de los titulares, en el caso de la delantera el director deportivo, Juan Carlos Cordero, peina el mercado en busca de dos arietes que cubran los huecos dejados por David Barral -no renovado- y Jona -no sigue tras acabar su cesión-. Con Carrillo y Dani Romera en nómina -salvo que haya algún movimiento-, el club pretende apuntalar el ataque con dos puntas más aunque para ello antes de saber cuál es su disponibilidad económica. Todo depende de los posibles traspasos de Álvaro García y Salvi. Si hay dinero en la caja mayores serán las posibilidades de pujar por un delantero de mayor calado.

El mercado de los arietes es tan complejo que hasta los equipos que tienen artilleros de garantías ven peligrar su continuidad. Es el caso de Sergi Guardiola, autor de 22 tantos con el Córdoba por el que pujan con fuerza conjuntos de Primera. Y es que los máximos anotadores de LaLiga 1|2|3 apuntan a la élite en el curso 2018/19: Jaime Mata -33 dianas- fue uno de los artífices del ascenso del Real Valladolid. Los 24 goles Raúl de Tomás resultaron decisivos en el salto del Rayo Vallecano a la Liga Santander y en la renovación del delantero por el Real Madrid. Borja Iglesias -22 con el Real Zaragoza- vuelve al Celta por la puerta grande...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios