cádiz cf

Hombre de ideas fijas

  • Álvaro Cervera, erre que erre: "No me salgo del discurso; si empezamos a hablar de 'play-off' y no llegamos, se calificará como un fracaso"

  • "Los recién llegados han mejorado la plantilla"

Álvaro Cervera colabora en la preparación de un ejercicio durante una sesión preparatoria.

Álvaro Cervera colabora en la preparación de un ejercicio durante una sesión preparatoria. / joaquín pino

Erre que erre. Ni los tres puntos de Soria, que hacen un total de 44 muy cercanos a los 51 que suponen en teoría la salvación, han hecho cambiar a un Álvaro Cervera en cuyo diccionario particular no figura la expresión play-off: "No me salgo del discurso porque creo que es lo más normal, lo más sensato. Estamos en una carretera y el primer cartel que encontraremos será el de la permanencia. Quedan muchos partidos y pocos puntos para los 51, pero hasta entonces no hay que pensar en el siguiente cartel. Le doy un valor tremendo a lo que está haciendo el equipo, pero sabemos cómo es el mundo del fútbol. Si se empieza a hablar de fase de ascenso y no llegamos, se hablará de fracaso. Y yo opino que seguir en Segunda serviría para calificar la campaña como buena; si se jugara el play-off, pasaría a ser excelente".

A continuación reconoció otro de sus motivos para hablar únicamente de permanencia y no se mostró disgustado por el hecho de que dirigentes y jugadores ya empleen un discurso distinto al suyo: "La presión sobre la plantilla es otra de las razones. Ponernos el ascenso como meta no es bueno para el equipo ni para los jugadores, pero un cambio de discurso en los jugadores no me parece mal, cada uno tiene su visión. Yo aquí estoy hablando como entrenador. Y claro que sé que estamos luchando por estar lo más arriba posible, pero todavía cada punto que sumamos es para lograr la permanencia. Yo recuerdo a varios equipos que tenían que ganar un partido más y no se ganaba".

Sobre si con esa mentalidad podría provocarse cierta relajación cuando se alcance la barrera de los 51 puntos, respondió de este modo: "No creo que ocurra, pero se corre ese peligro y el contrario, ponerles un listón más alto y vernos frustrados si no lo logramos. Tenemos que saber de dónde venimos y quiénes somos. Estoy hablando para la gente, pero claro que sé que nos hallamos a 6 ó 7 puntos de la salvación. Nos quedan 15 partidos y lo normal es que lo consigamos. Pero no quitemos el valor a esos siete puntos que quedan".

Una vez que ya han debutado los tres recién incorporados, el técnico se atreve a comparar las plantillas del antes y el después: "La plantilla es mejor ahora que antes porque los jugadores de ahora son jugadores que no te mantienen el nivel sino que te lo mejoran. El balón parado con Aketxe, con Imaz tenemos más gol y con Iván cualquier baja atrás la tenemos cubierta. Quizá en el campo no se nota aún porque siguen jugando casi los mismos, pero en conjunto la plantilla es mejor. Además, se reparte más la responsabilidad de hacer gol. Ahora también tenemos a Imaz y Aketxe para esa labor".

Salió a la palestra el nombre de Sankaré, titular habitual que no atraviesa uno de sus mejores momentos, y dejó en el aire la alineación del Carlos Tartiere: "El otro día tuvo un par de errores puntuales pero hemos analizado la situación y llegamos a la conclusión de que antes era más preocupante. Repetir el once en Oviedo no va a depender solo del estado físico que presente Álvaro García, probablemente cambiaré algo más. Aketxe lo hace bien el tiempo que está sobre el terreno de juego, pero si estuviese más rato le costaría más andar ahora mismo a ese nivel. A Imaz le vi bien en su debut como titular, tuvo la suerte de marcar el gol y nos da la posibilidad de que Álvaro juegue también por dentro".

Álvaro Cervera ha caído de pie en la tierra que vio nacer a su progenitor y él anda encantado de la vida porque confiesa sentirse más a gusto que en destinos precedentes: "Aquí estoy más tranquilo, estoy bien y tengo el grupo que yo quiero tener. Cuando se empieza a entrenar soñamos que vamos a ganar las grandes competiciones, pero me voy haciendo mayor y entonces lo que quieres es entrenar a un grupo como el que yo entreno hoy en día".

Llegó la hora de referirse al adversario de turno, que meses atrás dejó con cara de tontos a los seguidores cadistas en el Ramón de Carranza: "Este es un equipo diferente al de la primera vuelta. Recuerdo aquel partido como el más feo que hemos hecho este año. Dije entonces la famosa frase del plan B que nunca tendría que haber dicho. No pudimos tener el manejo del balón y darle la vuelta. El Oviedo lleva unos años en Segunda y está peleando por el play-off, se halla en la dinámica de pelear por el ascenso sí o sí. Es un equipo que juega con tres mediocampistas muy puros en el centro. No podemos darle ventaja en esa zona, por lo que tendremos que contrarrestarlo".

El Cádiz tiene la asignatura pendiente de dejar su portería a cero, algo que no logró en sus anteriores 15 citas ligueras en feudo ovetense: "Nosotros tenemos que ir a ganar, no estaría mal devolverles el 0-2 pero si ganamos recibiendo goles no pasa nada".

Sobre la gresca previa al choque, con cruce de comunicados entre ambos clubes, pasó de puntillas: "Pasan muchísimas cosas en el fútbol y me intento abstraer de ellas. Eso está lejos de nosotros, del vestuario. Nosotros vamos a jugar un partido y eso se me escapa, no me gustan esas cosas. Son prescindibles y no aportan nada positivo al fútbol. Además, yo no estuve aquí en aquel momento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios