cáDIZ CF

Garrido y Jairo, a un paso de la felicidad

  • El pivote y el extremo se unen al trabajo del grupo tras semanas KO y fijan la mente en hacer su debut

Garrido levanta la cabeza mientras controla un balón en el entrenamiento de ayer. Garrido levanta la cabeza mientras controla un balón en el entrenamiento de ayer.

Garrido levanta la cabeza mientras controla un balón en el entrenamiento de ayer. / fito carreto

La enfermería del Cádiz se va quedando vacía con la gran noticia que firmaron ayer Jon Ander Garrido y Jairo Izquierdo, dos futbolistas lesionados desde pretemporada. El mediocentro y el extremo estuvieron por la mañana con la plantilla, lo que es el mejor síntoma para pensar que su estreno en el presente curso está cerca. Álvaro Cervera dispone de dos jugadores más que, a priori, no son cualquier cosa tomando como referencia el papel del vasco desde que viste de amarillo y la elevada expectativa que creó la llegada del jugador cedido por el Girona.

La primera plantilla cadista comenzó ayer a preparar el duelo del domingo (contra el Alcorcón a las 20:00 horas) y lo hizo con las mejores sensaciones posibles de tener aptos a dos fijos en la enfermería en las últimas semanas. La lesión de Garrido, aquejado de un golpe que arrastraba desde la pasada campaña, y los problemas musculares de Jairo provocaron que Cervera tuviera que empezar el inicio de la campaña, Liga y Copa del Rey, sin dos elementos a tener en cuenta. Garrido es una seria alternativa para desplazar a uno de lo dos pivotes que están actuando en las primeras semanas de competición. El vasco siempre termina acumulando un número de minutos notorio y es una pieza muy del agrado del preparador. Tiene hambre después de una verano complicado por no haber acumulado el número de entrenamientos adecuado en el periodo de preparación.

En cuanto a Jairo, su cesión se produjo por la marcha de Álvaro García al Rayo Vallecano y que dejaba un hueco enorme en la banda izquierda. El ex del Extremadura se presentó en el Girona con una dolencia muscular que luego le acompañó a Cádiz hasta el punto de que por el momento sigue inédito. Sorprendentemente su gran competidor será Manu Vallejo, toda vez que Juan Hernández se 'rompió' y tiene que estar alejado de los terrenos de juego un puñado de meses. El canterano será el hombre a cazar por Jairo, que sabe que le lleva una ventaja considerable a tenor de las buenas sensaciones que está dejando el chiclanero.

Las opciones de que Garrido y Jairo o uno de los dos pueda meter la cabeza en la convocatoria del próximo domingo quedará a criterio de Cervera, que para ello tendrá que sopesar diferentes aspectos como la situación física de los restantes pivotes y de Manu Vallejo, en este caso como único jugador puro para el extremo izquierdo. Los dos no llevan el número de entrenamientos del grueso del plantel y en el caso del doble pivote hay que tener presente que Cervera tiene cuatro opciones sin contar con el espigado jugador vasco, Álex Fernández, José Mari, Karim Azamoum y Edu Ramos. Otro tema es la banda en la que Manu Vallejo se ha quedado solo. Es un dato concluyente que le otorga más opciones a Jairo para vestirse de corto ante el Alcorcón.

Garrido es el que lleva más tiempo sin participar en encuentro oficial, ya que se lesionó el 20 de mayo, en el transcurso del Barcelona B-Cádiz. A los 14 minutos el pivote tuvo que abandonar el terreno de juego tras recibir un golpe fuerte, y desde entonces ha tenido que ver a sus compañeros desde la distancia en partido oficial. Un total de 123 días sin jugar.

En cuanto a Jairo, disputó el choque final por el ascenso en el que subió el Extremadura a la categoría de plata. Fue el pasado 24 de junio cuando disputó como titular 82 minutos en el feudo del Cartagena, que han sido, hasta la fecha, los últimos que ha jugado en competición oficial. No es tanto el tiempo como en el caso de Garrido, aunque sí extenso para un profesional que lleva en el ADN estar a pie de batalla cada fin de semana.

La realidad es que, a falta de tres entrenamientos en la presente semana, Cervera debe comprobar la progresión de las dos novedades en la sesión de ayer para analizar si realmente les ha llegado el momento de levantar la barrera para pasar de la preparación a la acción. El entrenador también debe ver cómo va respondiendo Karim Azamoum, quien lleva unas semanas arrastrando unos leves problemas que le impiden estar apto para la competición. Más jugadores disponibles, mayor número de descartes para la lista de citados. Es lo menos bueno de tener a casi todos enchufados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios