Cádiz CF

Efecto dominó

  • Doce clubes cambian de técnico, que en algunos casos pasan de un banquillo a otro

  • Cervera, Martí y Arrasate, los que no se mueven de los que completaron el curso

Efecto dominó Efecto dominó

Efecto dominó / Álvaro Cervera

Los banquillos de LaLiga 1|2|3 han vivido días de agitación hasta el encaje de piezas del rompecabezas después del efecto dominó derivado de los numerosos cambios producidos en las últimas semanas. Los movimientos se han sucedido en cadena y el resultado es que hasta 12 de los 22 clubes que militarán en Segunda División A en la campaña 2017/18 -algo más de la mitad- se presentarán en la competición con nuevo entrenador: Huesca, Real Valladolid, Real Oviedo, Lugo, Reus, Sevilla Atlético, Nástic de Tarragona, Real Zaragoza, Sporting de Gijón, Osasuna, Granada y Lorca FC.

No son pocos los casos de técnicos que la pasada temporada dirigían unos equipos y han firmado por otros en la misma división en busca de nuevos retos profesionales. Juan Antonio Anquela toma el testigo de Fernando Hierro en el Oviedo con las miras puestas en el ascenso tras dejar el Huesca, que a su vez se ha hecho con los servicios de Rubi, ex del Sporting. El conjunto oscense, tras su mejor temporada de la historia -se metió en el play-off-, no renuncia a nada en la próxima. El equipo rojiblanco del Principado de Asturias, recién descendido con deseos de inmediato retorno a Primera, ha contratado a Paco Herrera, responsable del vestuario del Valladolid en el curso que ahora acaba. El cuadro pucelano, que también se marca sin rodeos el objetivo de subir, cubre su salida con el aterrizaje Luis César Sampedro, hasta ahora en el Lugo, que cuenta para el banquillo con Francisco, ex del descendido UCAM Murcia. Luis García Tevenet releva en el Sevilla Atlético a Diego Martínez, que se hace cargo del Osasuna, otro club que ha bajado pero con aspiraciones de dar batalla por el pronto regreso a la élite. Natxo González coge las riendas de un Zaragoza que una vez más ambiciona salir de Segunda A tras su positiva experiencia en el Reus, al que condujo y mantuvo en la categoría de plata con solvencia. Aritz López Garai cuelga las botas y debuta como entrenador en la modesta escuadra catalana con la salvación como meta prioritaria. Lluis Carreras toma el mando en un Nástic que pretende esquivar el sufrimiento del último ejercicio para lograr la permanencia sin sobresaltos y mirar arriba si es posible, como en la andadura 2015/16. José Luis Oltra -el año pasado dirigió al Córdoba pero fue despedido por malos resultados- abandera el proyecto del descendido Granada que persigue la vuelta a la Liga Santander y el Lorca FC, que ascendió con la batuta de David Vidal, prescinde del gallego en medio de una gran polémica y es el club que más ha dudado a la hora de decidirse por un técnico, ya que no resolvió la incógnita hasta el pasado lunes. Finalmente el elegido ha sido Curro Torres, que llevó al Valencia Mestalla hasta la última eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda A, en la que perdió contra el Albacete. El equipo murciano pisa la división de plata con el empeño de quedarse. El club lorquino es el único de los ascendidos que mueve el banquillo. Los otros tres clubes apuestan por los técnicos que saborearon el éxito del salto de categoría. La Cultura y Deportiva Leonesa mantiene su confianza en Rubén de la Barrera, al igual que el Albacete en José Manuel Aira y el Barcelona en Gerard López para que continúe al frente del filial.

Entre los equipos que renuevan un año más su estancia en el segundo peldaño del fútbol español hay siete que se decantan por la continuidad del míster que acabó la temporada: José Luis Martí en el Tenerife, Álvaro Cervera en el Cádiz, Jagoba Arrasate en el Numancia, Luis Carrión en el Córdoba, Míchel en el Rayo Vallecano, Luis Miguel Ramis en el Almería y Julio Velázquez en el Alcorcón.

Martí, Cervera y Arrasate son los únicos que siguen en los mismos conjuntos en los que realizaron la temporada completa de principio a fin. Los otros que se mantienen cogieron a sus equipos con la campaña avanzada como sustitutos de otros que fueron destituidos. El ejemplo más claro es el de Luis Miguel Ramis, que llegó al Almería en la recta final y consiguió sacarlo de la zona de descenso. En el caso de Martí, sigue en el Tenerife como premio a la excelente temporada del conjunto chicharrero, que se quedó a un paso del ascenso a Primera y volverá a intentarlo en la 2017/18. Cervera tenía asegurada su renovación con el Cádiz con la permanencia pero además guió al equipo amarillo hasta el play-off con una excelente quinta posición que nadie esperaba en el regreso a Segunda A.

Arrasate no se mueve del Numancia después de una campaña en la que el cuadro soriano no pasó apuros para amarrar la salvación, un objetivo nada desdeñable en una Liga tan igualada en la que cualquiera le podía ganar a cualquiera, como quedó de manifiesto jornada a jornada. Una situación similar se atisba en la temporada entrante. Por eso el punto de partida de muchos clubes, entre ellos el Cádiz, es alcanzar los 50 puntos y con esa tranquilidad encarar retos mayores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios