Cádiz CF

Distanciamiento patente

  • Quique Pina no acudió el domingo al partido de su filial contra el Cádiz a pesar de que no jugaba el primer equipo rojiblanco Tampoco su padre ni Juan Carlos Cordero estuvieron en el choque

Que el Cádiz juegue en Granada y no acuda Quique Pina resulta, cuanto menos, muy raro. Es lo que sucedió el pasado domingo con motivo del duelo entre el filial rojiblanco y el Cádiz. En el palco del Nuevo Los Cármenes no estuvo el presidente granadinista, pero es que tampoco lo hizo su director deportivo, Juan Carlos Cordero, ni, y esto sí que resulta también llamativo, su padre, un Juan José Pina que es presidente de honor del club cadista. El distanciamiento no viene de ahora, ya que en los últimos tiempos se ha ido acentuando como demuestra la ausencia de Quique Pina en compromisos del equipo amarillo a los que no faltaba en anteriores ocasiones.

El Granada B-Cádiz dejó una imagen del palco de autoridades que nadie esperaba. Manuel Lucena, que es el delegado de campo granadinista, se convirtió en la representación de esta entidad a la hora de presidir el encuentro. Lucena se sentó junto a Manuel Vizcaíno, presidente cadista, cuando en otras ocasiones ese lugar lo ocupaba Quique Pina. Pero es que el presidente del club nazarí ni siquiera acudió al campo a ver el choque, por lo que no se cruzó con la cúpula de la entidad gaditana, que estaba encabezada el domingo por el propio Vizcaíno.

Desde que en la campaña 2011-12 Quique Pina se convirtió en gestor deportivo del Cádiz, su presencia en encuentros del equipo amarillo ha sido habitual en Carranza y en otros campos de Segunda B. Es por ello que ahora cause sorpresa esa ausencia cuando mostró su talante colaborador con el proyecto de Locos por el Balón. Una postura avalada con hechos como demuestra la permanente cesión de jugadores de un equipo a otro y que hasta la temporada pasada su imagen fuera todo un clásico estando el equipo cadista de por medio. Cabe recordar que el dirigente murciano siempre ha repetido que su colaboración no sobrepasa los límites que establece la Ley del Deporte, por lo que ayuda hasta donde ésta le permite.

Lo del pasado domingo en el Nuevo Los Cármenes ha sido el momento culmen de un distanciamiento que ha ido tomando forma en las últimas semanas hasta ser ya patente. Como muestra, un botón. Quique Pina ya no acudió al Cádiz-Granada de la consolación del Trofeo Carranza, cuando curiosamente el día antes había asistido al Betis-Granada de semifinales. Pero es que tampoco se le vio en el estreno liguero en Huelva ni en el duelo ante el Cartagena, que fue un sábado por la tarde cuando el Granada jugaba en Getafe el domingo por la noche. En otras ocasiones ha tenido tiempo de sobra para estar en los dos encuentros. No menos llamativa fue la ausencia en el palco de autoridades en el Real Murcia-Cádiz, de Copa del Rey, en su tierra natal, que siguió desde otro lugar de la Nueva Condomina y ni siquiera saludó ni cruzó palabra con los dirigentes cadistas presentes en ese encuentro.

El alejamiento de Quique Pina toma mayor fuerza cuando se comprueba que su director deportivo y hombre de peso a su lado, Juan Carlos Cordero, ha seguido el mismo camino en cuanto a dejar de estar presente en los partidos del Cádiz. Y qué decir de Juan José Pina, padre de Quique y presidente de honor del club amarillo, quien también muestra una postura alejada hacia el Consejo de Administración que preside Manuel Vizcaíno y se ha aplicado la misma hoja de ruta que su hijo.

Este distanciamiento puede afectar en un futuro al proyecto por lo que supone esta situación en la parcela institucional, la deportiva y la económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios