huesca | cádiz

Dinámicas antagónicas

  • El auge de los aragoneses contrasta con el frenazo de los andaluces

José Mari y Melero, en plena acción en uno de los enfrentamientos entre el Cádiz y el Huesca del curso anterior. José Mari y Melero, en plena acción en uno de los enfrentamientos entre el Cádiz y el Huesca del curso anterior.

José Mari y Melero, en plena acción en uno de los enfrentamientos entre el Cádiz y el Huesca del curso anterior. / jesús marín

El Huesca y el Cádiz se ven las caras en el estadio El Alcoraz en un duelo de trayectorias opuestas que ofrece argumentos para que el equipo local lleve colgado el cartel de favorito. Mientras el conjunto entrenado por Álvaro Cervera arrastra el lastre de las últimas seis jornadas consecutivas sin conocer la victoria -tres empates y otras tantas derrotas-, la escuadra preparada por Joan Francesc Ferrer, Rubi, encadena cinco capítulos sin perder -tres triunfos y dos igualadas-. Los amarillos sólo sumaron tres puntos en esa reciente dinámica adversa, mientras los norteños se embolsaron 11 en una clara línea ascendente. Una distancia de ocho puntos que refleja el mal momento de los visitantes y la positiva marcha de los oscenses, todo lo contrario de lo que sucedió en el arranque de la temporada, cuando el Cádiz comenzó con un imponente sprint de diez puntos en cuatro encuentros -tres victorias y un empate-por los cinco de su rival más inmediato -una victoria, dos tablas y un varapalo-.

La diferencia es que mientras los de Cervera sufrieron un frenazo considerable que le llevó desde liderato en la cuarta jornada hasta la actual undécima posición, los de Rubi dieron un paso al frente y escalaron desde la zona baja hasta los puesto de fase de ascenso. Cruzan su caminos inmersos en dinámicas opuestas. Todo es una cuestión de rachas. Uno trata de mantenerla y otro pretende cambiarla lo antes posible aunque la senda global revela la cercanía entre ambos. El rumbo que toman los dos contendientes sitúa una realidad con un margen en la clasificación más estrecho de lo que desvelan esos caminos en direcciones contrarias. El equipo amarillo sólo está tres puntos por debajo -13 frente a 16- y ahora dispone de una buena oportunidad de dar caza al rival con un triunfo que además pondría fin a un recorrido irregular.

Las opciones de éxito del Cádiz en Aragón pasan por el acierto y también por las maniobras de desactivación de los jugadores más peligrosos del conjunto oscense. El hombre a vigilar es Gonzalo Melero, segundo máximo goleador de la categoría de plata con seis tantos. Y no es delantero. El medio es un futbolista de fuerza y técnica qe evr puerta con facilidad gracias a su llegada en segunda línea.

Una de las revelaciones de la Liga es Cucho Hernández, que a sus 18 años impresiona por su descaro, su desborde por velocidad y, por supuesto, su visión de cara a puerta. Acredita cinco goles y es uno de los jugadores que suele causar dolores de cabeza a las defensas rivales. Entre Melero y él se reparten casi toda la tarta anotadora -suman 11 de los 13 goles-. Entre los más destacados está también el extremo puertorrealeño Álvaro Vadillo, que ha empezado la temporada a un alto nivel con sus regates habilidosos que le convierten en uno de los jugadores que requieren más vigilancia. El ex cadista David Ferreiro no suele gozar de la titularidad pero participa en casi todos los partidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios