cádiz cfJORNADAS restantes

Curvas en el calendario

  • El conjunto amarillo afronta una complicada recta final de la Liga, en la que debe enfrentarse a siete rivales directos en la pelea por el ascenso a Primera División

Los jugadores del Cádiz saludan a la afición después de un partido disputado en el estadio Carranza. Los jugadores del Cádiz saludan a la afición después de un partido disputado en el estadio Carranza.

Los jugadores del Cádiz saludan a la afición después de un partido disputado en el estadio Carranza. / JOAQUÍN HERNÁNDEZ KIKI

El Cádiz ya piensa en modo ascenso. El prudente discurso oficial de la permanencia por el que había apostado el club mientras no se alcanzase el medio centenar de puntos forma parte del pasado desde hace tres días tras llegar a los 51 después de la holgada victoria (4-1) sobre el Sevilla Atlético. El futuro inmediato, el dos los próximos tres meses, pasa por intentar completar la hazaña que supondría escalar hasta la máxima categoría del fútbol español. La última y única vez que militó en Primera División desde el comienzo del siglo XXI fue en la campaña 2005/06 en un recorrido meteórico antes de volver a la cruda realidad.

El conjunto amarillo se libera de la presión del primer objetivo y ahora se plantea el reto más ambicioso cargado de toneladas de ilusión, sin nada que perder y mucho que ganar, consciente de que cuenta con el respaldo de miles de aficionados que sueñan con una gesta que es difícil pero no imposible.

El Cádiz es uno más en la pelea y aunque es menos favorito que otros adversarios con mayor presupuesto dispone de tantas posibilidades como los demás de abrazar el éxito. Ahora tiene que demostrar cada fin de semana sobre el césped que está preparado para presentar batalla. Afronta las últimas doce jornadas de Liga desde la tercera posición con esos 51 puntos, sólo tres menos que el segundo clasificado, el Rayo Vallecano, seis por debajo del líder, el Huesca, y cinco por encima de la séptima plaza, ocupada por el emergente Real Zaragoza, que va de menos a más.

Los de Álvaro Cervera se disponen a luchar por quedar entre los seis primeros e incluso aspiran a adquirir uno de los dos billetes de ascenso directo que aún están en el aire a diferencia de la pasada temporada, cuando el Levante y el Girona a estas alturas ya habían puesto tierra de por medio en dirección a una división superior. Este año todo está por decidir.

El camino que le queda al Cádiz en las últimas doce citas del campeonato no es nada sencillo. Está plagado de obstáculos que está obligado a superar para culminar la proeza. Le esperan siete partidos a domicilio y cinco en casa. Tiene que enfrentarse a siete de los once rivales directos que están metidos en la puja, así que para ascender no lo queda otra que batir a los mejores. Todo un desafío.

Huesca -líder-, Rayo Vallecano -segundo-, Sporting de Gijón -cuarto-, Real Valladolid -décimo-, Real Zaragoza -sexto-, Tenerife -12º- y Granada -quinto-, todos ellos candidatos al ascenso, aparecen el horizonte del equipo amarillo. Duros exámenes en la recta definitiva de una larga temporada de los cuales cuatro los disputará en el estadio Ramón de Carranza -ante oscenses, asturianos, maños y canarios- y tres fuera de casa -contra madrileños, pucelanos y nazarís en el último capítulo-.

Para subir de forma directa debe hacer un esprint final inmaculado y si no le para ello al manos hacerse con uno de los puestos de play-off entre el tercero y el sexto.

De todos esos rivales directos con los que todavía debe medirse en las próximas jornadas, en la primera vuelta sólo perdió contra el Huesca (1-0). Empató ante el Rayo (0-0) y el Tenerife (1-1) y se impuso al Sporting (0-3), Valladolid (1-0), Zaragoza (0-2) y Granada (1-0).

Los otros cinco adversarios con los que tiene que enfrentarse en el último tramo de la Liga son la Cultural Leonesa, Almería, Reus, Albacete y Barcelona B, inmersos en la pugna por la salvación.

Lo que no es posible saber es cuántos puntos necesitarían los gaditanos para finalizar al menos entre los seis primeros. El curso pasado sumó sólo 14 de los 36 dirimidos en los últimos doce episodios que sin embargo fueron suficientes para acabar el torneo en la quinta posición. Se dejó en el camino 22 puntos en plena recta final, pero aguantó arriba con un saldo definitivo de 64. Sólo dos ganó dos de esos últimos doce encuentros, aunque sólo perdió dos y se aferró al asidero de los empates -obtuvo ocho igualadas- para terminar en una meritoria quina plaza en la temporada del regreso a la división de plata. El desenlace de aquel play-off ante el Tenerife es más que conocido.

Tal y como está el actual campeonato, con un acentuado predominio de la igualdad, el Cádiz quizás necesite sobrepasar esos 14 puntos que consiguió en la última parte del curso anterior para poder finalizar entre los seis primeros.

Hay muchos aspirantes que aprietan a la hora de la verdad y no es fácil sumar victorias, pero la obligación es intentarlo con la máxima intensidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios