Cádiz CF Conan, un talismán entre los palos

  • Con el argentino como guardameta, el equipo no conoce la derrota y sólo ha encajado un gol en cinco partidos

El portero del Cádiz, Conan Ledesma, contra el Eibar.

Conan Ledesma no ha podido aterrizar en mejor momento y con mejor pie en el Cádiz CF. En realidad ha sido llegar y besar el santo. En todos los sentidos. Se ha hecho con la titularidad de manera indiscutible y el equipo presenta los mejores registros de toda su historia en Primera División. Casualidad o no, el argentino se ha convertido en una especie de talismán. Los números hablan por sí solos.

El guardameta está acumulando méritos más que suficientes para en el futuro ser recordado como algo más que quien retiró al incombustible Alberto Cifuentes. Incorporado al plantel en el tardío mercado estival de la presente campaña, no defendió sobre el césped el escudo cadista hasta la cuarta jornada, en San Mamés. Antes, David Gil había protagonizado el debut liguero en la Tacita de Plata frente a Osasuna (0-2) y el veterano albaceteño disfrutó de sus primeros y últimos minutos en la máxima categoría en El Alcoraz contra el Huesca (0-2) y en el Ramón de Carranza ante el Sevilla (1-3). Tres encuentros saldados con dos derrotas y un triunfo, con tres goles a favor y cinco en contra.

A partir de ese instante, ya con Conan en la portería, todo ha sido sumar. En campo del Athletic, inesperada y sufrida victoria (0-1) pese a acabar con nueve jugadores; en casa con el Granada, valioso punto rescatado (1-1); en el Estadio Alfredo Di Stéfano de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, histórico primer triunfo a domicilio sobre el Real Madrid (0-1); de nuevo en la capital gaditana con el Villarreal, tablas (0-0), y el pasado viernes en Ipurua, otra alegría como visitante ante el Eibar (0-2). En total, tres victorias y dos empates, 11 puntos de 15 posibles, con cinco tantos a favor y sólo uno en contra.

No les falta razón a los entrenadores cuando evitan señalar a un futbolista en concreto como responsable de los éxitos o los fracasos. Álvaro Cervera no es una excepción. Sin embargo, a nadie escapa que la presencia de Ledesma como primer nombre del once ha otorgado un plus de seguridad al bloque en su conjunto. Por sus características como cancerbero, que no por algo que objetar a Cifuentes y Gil, lo cierto es que el Cádiz defiende mejor si cabe desde hace cinco jornadas.

Conan Ledesma sujeta el balón durante un partido de Liga. Conan Ledesma sujeta el balón durante un partido de Liga.

Conan Ledesma sujeta el balón durante un partido de Liga. / E.P.

Acaso por su atrevimiento en la búsqueda del balón en los centros del adversario, quizás por su descaro al acercarse al borde del área y permitir con ello que la retaguardia pueda ejercer su labor muchos metros más adelantada, el caso es que en cinco enfrentamientos no sólo ha recibido un único gol sino que a los amarillos tampoco es que les hayan creado excesivo peligro de verdad. Mucho dominio territorial y posesión de la pelota, lo de siempre, pero poco más.

Además, cuando los rivales han conseguido atravesar la tela de araña que tejen Cervera y sus hombres de medio campo hacia atrás, Conan ha demostrado con creces que no es casualidad que Scaloni lo incluya en sus últimas convocatorias con la selección argentina. Firmó como portero de garantías para Primera y en menos de dos meses su revalorización ha crecido muchos enteros.

A sus 27 años, Jeremías Conan Ledesma ha empezado a dar pasos para formar parte de lo mejor de la historia del Cádiz. Cualidades le sobran y por edad, hay portero para mucho tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios