Fútbol | Segunda B

El Cádiz B empata en Badajoz (0-0), donde merece ganar

  • El filial agrada en el feudo de un 'gallito' y Chapela estrella un balón en el poste.

Javi Navarro intenta salvar un balón mientras le cierra Candelas. Javi Navarro intenta salvar un balón mientras le cierra Candelas.

Javi Navarro intenta salvar un balón mientras le cierra Candelas. / CÁDIZ CF

Empate de oro para el Cádiz B en Badajoz (0-0), en un encuentro con buenas sensaciones que incluso pudo ganar en un remate al poste de Chapela cuando el choque expiraba. Bien los 'yogurines' en ataque y defensa para tener controlado a uno de los adversarios más potentes del grupo IV, un superviviente de la Copa del Rey que ha metido la cabeza en los octavos de final. El Cádiz B no sumaba fuera desde el 1 de diciembre, cuando empató en La Línea.

Juanma Pavón puso en liza el once esperado a tenor de la convocatoria y del estado de gracia de sus jóvenes pupilos. Mantuvo a Sergi Fernández en el once y dio toda la jerarquía a Sergio González, tras más de dos meses sin jugar en el filial por su continuada convocatoria con el primer equipo.

Hay que hablar de una primera parte muy seria de los amarillos con el centro del campo bien reforzado en presencia y calidad, donde Sergi Fernández, Sergio González y Javi Pérez se dejaron notar en la presión y para cerrar la creación del adversario. Y nada de miedos porque Nieto tuvo en dos ocasiones el gol; primero, en el minuto 4, en la lucha de un balón pegado a la línea de fondo que ganó con el portero descolocado, pero el centro chut del atacante lo salvó con apuros Kike Royo. Luego, en el 39’, fue Javi Navarro el que se plantó hasta la boca del área, el balón quedó a pies de Nieto y de nuevo el portero del Badajoz fue el salvador, esta vez sacando con las piernas en plan balonmano.

Entre una acción y otra, intentos fallidos de un cuadro pacense con enormes maneras pero que no encontraba la forma de comprometer a Cristian Arco, perfectamente respaldado por un trabajo defensivo casi perfecto de los suyos. Por poner un pero, una pérdida de balón de Sergi Fernández que a punto estuvo de generar un contragolpe letal. Esta jugada puso de relieve que cualquier error se puede pagar muy caro.

A la vuelta del descanso, Mehdi Nafti realizó un cambio y varió el dibujo cargando el juego ofensivo de los suyos. Un peligro para los cadistas pero, a la vez, la opción de tener más espacios a la contra. De hecho los de Pavón se acercaron en más ocasiones a Kike Royo, como hizo en el 47’ Javi Navarro para servir un buen pase a Sergio Pérez que abortó la zaga cuando el cadista estaba a punto de reventar la portería local. Repitió Javi Navarro con una diagonal hacia adentro cuyo tiro final se fue levemente alto.

Le costaba al Badajoz a pesar del once ofensivo, lo que generaba nervios en el campo y en las gradas por la exigencia de ascenso que cargan los pacenses. Pero lo cierto es que salvo un tiro alto de Álex Corredera, tras un pase de la muerte de Candelas, otro abajo de Gorka Santamaría que repelió Cristian Arco y dos o tres balones colgados al área, los propietarios del Nuevo Vivero no encontraban el camino al éxito.

Con Hernán Lino en lugar de Javi Navarro, el técnico visitante refrescaba el ataque a la espera de una ocasión antes de la finalización. Precisamente otro cambio, Chapela, rozó el 0-1 en una buena contra de Nieto y Javi Pérez que el conileño sirvió al área a Chapela, cuyo lanzamiento tras girarse dio en el poste. Luego Moi, en un centro-chut, buscó la gloria pero Kike Royo confirmó lo que es, un gran portero.

Los instantes finales fueron de corazón del Badajoz y cabeza fría de un filial entero y muy bien situado que en la ausencia de errores presentaba su gran virtud, salvo el susto final por una falta de entendimiento entre Cristian Arco y Saturday. No pasó a mayores y la buena cara del filial ha dado hoy premio en un feudo temible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios