cádiz cf

El Cádiz, como en casa (2-1)

  • El conjunto amarillo levanta su primer título de campeón del Trofeo Ciudad de La Línea al vencer al Mallorca

  • Los canteranos Manu Vallejo y David Toro firman los tantos cadistas

Un futbolista de cada bando pelea por ocupar espacios, ayer durante el Cádiz-Mallorca en el Municipal. Un futbolista de cada bando pelea por ocupar espacios, ayer durante el Cádiz-Mallorca en el Municipal.

Un futbolista de cada bando pelea por ocupar espacios, ayer durante el Cádiz-Mallorca en el Municipal. / Erasmo Fenoy

El Cádiz Club de Fútbol (Segunda división) se proclamó ayer campeón del XXXI Trofeo Ciudad de La Línea al derrotar el Real Club Deportivo Mallorca (Segunda división) por 2-1. Los cadistas, que se hicieron por primera vez con la ensaladera linense se adelantaron en el marcador con un gran tanto de Manu Vallejo, y cerraron el partido con un buen gol de otro canterano, David Toro. Abdón puso la igualada al borde del descanso para los bermellones, que desperdiciaron ocasiones muy claras que de ser transformadas les hubiesen conducido a apropiarse de la ensaladera.

La tónica dominante del encuentro que cerró una nueva edición de este torneo estival fue la igualdad. El Cádiz sumó y sigue. Octava victoria consecutiva en los ocho partidos de pretemporada, pleno de victorias.

Tanto Cádiz como Mallorca habían derrotado por 2-0' al anfitrión, la Real Balompédica (Segunda B) en los encuentros precedentes de este triangular. De esta forma ambos afrontaban el duelo, que había tomado rango de final, con idénticas posibilidades de alzarse campeones.

Cadistas y baleares tuvieron sus ocasiones, crearon juego y se foguearon a placer en un partido que pudo llevarse cualquiera y que los dos buscaron. En juego estaba la copa de campeón del Trofeo Ciudad de La Línea, de gran prestigio cuando los torneos estivales estaban en su auge.

Hubo mucha calidad sobre el césped del estadio Municipal de La Línea, que ayer estuvo videovigilado por el VAR ayudando al mejor árbitro de La Liga Santander, Gil Manzano. Manu Vallejo, Aketxe, Lago Junior, Salva Sevilla, entre otros de los que pisaron el verde y que dejaron detalles técnicos de otro nivel al que acostumbra el feudo de la Real Balompédica, que deleitaron a los asistentes. Destacó la gran presencia de aficionados cadistas, que tienen ya en La Línea un segundo Carranza en el que se sienten como en casa.

Los de Álvaro Cervera, que tiene muy buena pinta por el juego deplegado hasta el momento, estrenaron muy pronto el marcador por medio del chiclanero Manu Vallejo. El todavía jugador del filial cadista, recogió el esférico en línea de tres cuartos para hacer un regate magistral ante dos defensores, de los que se zafó con brillantez. Muy forzado y cayendo entre dos zagueros, Vallejo definió con colocación para batir a Parera.

El Mallorca tuvo sus oportunidades tras la ventaja del conjunto amarillo. Castro, por dos veces, estuvo a punto de restablecer el empate con dos voleas desde dentro del área. Los golpeos, realmente exquisitos, se le marcharon por muy poco. Antes del camino de vestuarios, Abdón cazó un centro peligroso para superar a David Gil y, esta vez sí, igualar la contienda.

En el segundo tiempo, el duelo mantuvo la igualdad imperante. Llegadas al área rival con peligro por ambos conjuntos, pero sin fortuna. Pasada la hora de partido, David Toro aprovechó una jugada de contragolpe para conducir, finalizar y, de paso, sentenciar el decisivo encuentro del trofeo.

En los instantes finales del partido una jugada con cierta polémica alentó a los seguidores cadistas a pedir el VAR, pero finalmente Gil Manzano dejó en nada las ganas de ver en acción el novedoso sistema de arbitraje en el añejo Municipal. Ayer ya comenzó la cuenta atrás para una nueva edición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios