Cádiz CF

El Cádiz CF está de moda: las claves del mejor visitante de la Liga

Los jugadores del Cádiz celebran uno de los goles en Eibar. Los jugadores del Cádiz celebran uno de los goles en Eibar.

Los jugadores del Cádiz celebran uno de los goles en Eibar. / Europa Press

El Cádiz CF mete miedo a sus rivales, y no precisamente por Halloween. Traduce sus visitas en victorias y transforma cada partido en una auténtica pesadilla para el anfitrión de turno. Ganar cuatro partidos seguidos fuera de casa, entre ellos a contrincantes tan emblemáticos como el Real Madrid y el Athletic de Bilbao, parecía una misión casi imposible que los amarillos convirtieron en realidad con su estilo inconfundible, tan útil en Segunda División A como de momento en la élite.

El aldabonazo más reciente sonó con fuerza el último día del mes de octubre. La victoria en Eibar acrecienta la fama del Cádiz CF como conjunto rocoso que parece que nunca va a ganar pero que siempre lo acaba haciendo. Y paso a paso es el mejor visitante de La Liga. No sólo gana sino que además no recibe un gol.

¿Por qué el Cádiz CF se muestra intratable lejos del estadio Carranza? Estas son algunas de las claves:

La defensa es el camino hacia la victoria

El Cádiz CF es un equipo concebido para defender. La destrucción del juego del adversario es el camino más corto para llegar a la victoria. Los futbolistas tienen tan interiorizado el sistema que propugna Álvaro Cervera que lo aplican de memoria sobre el tapete con disciplina militar y máximo esfuerzo. La lucha no se negocia. La cuestión es no perder el orden, mantener las líneas juntas, no dejar espacios al oponente…

Un equipo 'jartible'

El Cádiz CF es el equipo más pesado del mundo. Parece que no juega a nada mientras mete al contrario en un laberinto sin salida con una defensa que empieza en la delantera y se extiende hacia atrás hasta la portería. La muralla amarilla tiene denominación de origen, con uno de los materiales más sólidos del mundo como es una filosofía llevada hasta el límite. No hay quien la traspase y si alguien persiste más de la cuenta, se topa con Ledesma, el último guardián.

Gana cuando parece que pierde

Diego Schwartzman, emergente tenista argentino, dijo poco después de perder ante Rafa Nadal la semifinal de Roland Garros que el punto más fuerte del mallorquín es cuando el rival siente que está dominando el juego y puede ganarle, pero de pronto se termina el partido a favor del español casi sin saber qué ha sucedido.

El Cádiz CF deja que sus rivales tengan la sensación de poder vencer. No tiene reparos en entregarle la posesión del balón y mientras el oponente dispone del cuero y explora sus opciones, el equipo amarillo tiene el control de la situación agazapado en su parcela a la espera del momento oportuno para dar el hachazo.

No hace falta brillar para vencer

Lo importante es vencer, no ser superior. El Eibar estaba siendo mejor que el Cádiz CF, pero el que marcó fue el cuadro visitante en su primera llegada peligrosa al área. Y casi sin respiro hizo el segundo el gol y el choque quedó encauzado. Lo que prima es lo práctico por encima de lo estético. Lo que valen son los tres puntos y lo que perdura es el resultado. Del cómo pocos se acuerdan.

Aciertos propios y errores ajenos

En Ipurua se cumplieron los requisitos indispensables para que los de Álvaro Cervera se llevasen los tres puntos. No por repetidos hay que dejar de recalcarlos. El primero, la portería a cero. El segundo, el robo de balón. El tercero, el contragolpe a la velocidad del rayo. El cuarto, la definición. El quinto, a modo de resumen: el acierto en las áreas. Una de las cualidades del equipo es su capacidad para minimizar errores y su actitud para provocar los fallos del contrario.

Marcar primero

Cuando el equipo amarillo se pone por delante en el marcador, no hay manera de hincarle el diente. Si hay algo que sabe hacer es administrar la ventaja, poner todo el empeño en que transcurran los minutos sin que nada suceda para desesperación del rival. Aunque parezca paradójico, los amarillos no necesitan el balón en un juego en el que el esférico pasa a desempeñar un papel secundario.

El brillo del bloque

La estrella en el Cádiz CF es el equipo. Nadie se cree mejor que los demás e impera la idea de que lo colectivo está por encima de lo individual. Aquí corren todos de principio a fin y después cada uno explota sus habilidades. El poderío rematador de Negredo, la rapidez de Salvi, los pases largos de Álex, la combatividad de Espino...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios