Fútbol | Segunda División B

Bendita prolongación para el filial del Cádiz CF (2-2)

  • Un gol de Javi Navarro salva los muebles de un equipo que, en juego, es superado por el Algeciras.

Víctor Morillo cubre el esférico ante la presión del algecirista Borja. Víctor Morillo cubre el esférico ante la presión del algecirista Borja.

Víctor Morillo cubre el esférico ante la presión del algecirista Borja. / CÁDIZ CF

El Cádiz B salvó los muebles en la prolongación en el Ramón Blanco en el que ha sido el peor partido ante los suyos. Los amarillos nunca mandaron en el encuentro y, lo que resultó peor, fueron incapaces de robar en el centro para montar alguna contra. Un filial desconocido que estuvo demasiado tiempo a merced del Algeciras, pero una acción de Hernán Lino dio paso a un empate 'in extremis' de los amarillos.

El primer derbi de la temporada para el Cádiz B trajo de la mano cambios en el once amarillo, empezando por la presencia de Moi como lateral derecho en detrimento de Iván Robles, así como la suplencia de Javi Navarro, disponible al no estar citado con el primer equipo.

El segundo acercamiento del filial acabó en gol. Después de un centro a media altura de Sergio Pérez por el que se reclamó penalti por unas posibles manos en el área del Algeciras, llegó el 1-0. Saque de esquina que ejecuta Víctor Morillo y José Alonso, entrando libre, remató con el pie al fondo de la red ante un Lopito que nada pudo hacer. El empuje del tanto trajo una entrada por la derecha en la que Víctor Morillo recibió en el área pero su tiro con la pierna menos buena se escapó fuera.

A partir de ese momento todo el peso lo llevó el Algeciras, que se plantaba con relativa facilida en la línea de tres cuartos ante un Cádiz B que retrocedió en exceso sus líneas con el consiguiente riesgo de defender tan cerca de Cristian Arco. A efectos de ocasiones de los visitantes, en el 24’ Antoñito sacó un córner en cuya salida dudó Cristian Arco y en el 31’ llegó una muy clara en una jugada muy elaborada en la que Choco sirvió al área desde la derecha, peinó Karim y la volea de Mario se marchó a córner cuando tenía pinta de gol. En el posterior saque de esquina Karim cabeceó libre de marca pero enviando el esférico por encima del larguero.

El primer acto tocó a su fin con el conjunto de Pavón tratando de quitarse de encima el dominio del rival y con un lanzamiento lejano de Víctor Morillo que no fue entre palos. Así se alcanzó un descanso con poco juego, dominio claro de un Algeciras que pecaba de no cerrar su control y un filial demasiado atrás y apostando todo a una contra con balón largo.

A la vuelta de vestuarios el Algeciras salió como acabó y en su primer ataque, golazo. Domínguez recibió en una zona letal de lanzamiento, se quitó de encima a su par y coló el esférico a la derecha de un Cristian Arco que nada pudo hacer. Lo cierto es que las tablas eran justas a tenor de lo que estaba sucediendo sobre el césped.

Con el equipo de Emilio Fajardo aún más crecido, el 1-2 rondó el campo Ramón Blanco cuando Antoñito se colocó el balón en su pierna buena y de rosca buscó la escuadra izquierda de Cristian. Faltó muy poco.

Pavón movió el banquillo dando entrada a Nieto, y Seth Vega lideró una fase de sacudirse el dominio con una llegada hasta la línea de fondo que arañó un córner. No podían el filial ni tampoco Víctor Morillo, que se lanzó al césped para que le sustituyeran. Fue el momento de Javi Navarro.

El duelo se equilibró algo en el ecuador del segundo tiempo pero lo cierto es que el Cádiz B llegaba tarde a la presión y el Algeciras encontraba de manera fácil acercarse a Cristian Arco, como hizo Domínguez en un chut seco que detuvo el portero cadista en dos tiempos. Con ese escenario daba la sensación de que los visitantes estaban más cerca de hacer el segundo. Lo buscó el ex cadista Braganza con un tiro con la zurda que se fue abriendo sin encontrar portería.

Se agotaban los minutos y los cambios y el peligro sólo existía en el área cadista, lo que era un sufrimiento para la zaga local. Moi se multiplicaba para sacar balones por todas las zonas y lo preocupante era que el centro del campo amarillo no aparecía para robar y montar una contra. Era un querer y no poder que daba todo el protagonismo a los de Fajardo, fuertes en esa parte del campo. Sólo el balón parado le aportaba algo de vida al Cádiz B en una falta lateral y un saque de esquina buscando a sus torres.

Y fue en una falta lateral ejecutada por Ganet en la que Jardel se elevó más que nadie para cabecear entrando el balón tras tocar el travesaño. Dudó el árbitro por si el esférico había entrado pero su asistente le sacó de dudas. Un 1-2 totalmente merecido para el Algeciras. Pavón se la jugó enviando a Saturday al ataque pero todas las naves parecían quemadas y el choque sentenciado.

En el penúltimo suspiro Hernán Lino firmó una gran llegada, combinó con Nieto y Javi Navarro, a la segunda, resolvió ante Lopito, que salvó la primera pero no pudo con el posterior remate del catalán. Júbilo total en El Rosal, salvo en el medio millar de algeciristas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios