Cádiz CF

Álvaro Cervera, el entrenador de las mil y una rachas

  • El técnico del conjunto amarillo se ha caracterizado por alternar largas secuencias de resultados de carácter positivo con otras de corte negativo

Álvaro Cervera, cabizbajo el día del Cádiz-Tenerife de la campaña pasada. Álvaro Cervera, cabizbajo el día del Cádiz-Tenerife de la campaña pasada.

Álvaro Cervera, cabizbajo el día del Cádiz-Tenerife de la campaña pasada. / Julio González

La trayectoria de Álvaro Cervera durante su etapa como entrenador del Cádiz, al que cogió en Segunda División B en las postrimerías de la temporada 2015/16 para ascenderlo de manera sorprendente a una categoría de plata en la que ambas partes continúan de la mano, ha estado marcada a lo largo de los dos años y medio transcurridos desde su llegada por las prolongadas rachas, ya fuesen positivas o negativas, protagonizadas por el conjunto adiestrado por el técnico nacido en la ciudad de Santa Isabel, la actual Malabo, cuando Guinea gozaba de la condición de colonia española.

La arraigada costumbre del Cádiz de Cervera de encadenar resultados favorables o perjudiciales para de pronto cambiar la tónica y empezar a elaborar ristras de los de signo contrario no es algo exclusivo del paso de este entrenador por la Tacita de Plata. Valga como botón de muestra el increíble tramo final que le tocó vivir al mando del Tenerife con ocasión de la campaña 2013/14, con la escuadra chicharrera peleando por ascender a Segunda División A.

Lo acontecido en aquel ejercicio fue para no creerlo aun viéndolo. Cumplimentadas las 35 primeras jornadas del campeonato, el cuadro tinerfeño ocupaba la cuarta posición con 54 puntos, los mismos que atesoraba el tercero. Entonces ya se utilizaba el sistema actual de dos ascensos directos y otro para el vencedor de dos eliminatorias jugadas por los ubicados entre las plazas tercera y sexta.

En las siete jornadas restantes, el Tenerife de Álvaro Cervera fue incapaz de sumar un solo punto al coleccionar otras tantas derrotas con el agravante de que tampoco marcó siquiera un gol. En seis de ellas fue superado por la mínima y en la despedida liguera resultó batido por el Sporting por un concluyente 3-0. Todo ello implicó una caída en picado de la escuadra canaria hasta la 11ª plaza, con los inamovibles 54 puntos y a tan solo cuatro de la zona de descenso a Segunda B. Increíble pero cierto.

Con la destitución de un Claudio Barragán que había perdido el norte en el banquillo del Cádiz 2015/16, a pesar de que la presencia entre los cuatro elegidos para la fase de ascenso a Segunda A se hallaba prácticamente asegurada, se le abrió al exinternacional Álvaro Cervera la puerta para dirigir a un histórico que llevaba más de un lustro en Segunda División B.

El aterrizaje, con cuatro compromisos del grupo IV pendientes todavía, trajo consigo la primera alineación de resultados negativos en su estancia en el Cádiz. Fueron tres choques consecutivos sin vencer y sin anotar un tanto: 0-1 con el Mérida, 0-0 en Jumilla y 0-2 ante el UCAM Murcia. Ahí se terminó lo que se daba porque el Cádiz pasó de inmediato a enganchar una sucesión de marcadores positivos que lo llevó a volandas a la categoría ansiada. Se clausuró la temporada regular venciendo en Jaén (0-1) y se cuajó una fase de ascenso inmaculada y digna de enmarcar: 0-0 y 1-2 frente al Racing de Ferrol, 1-0 y 0-1 con el Racing de Santander y 1-0 y 0-1 ante el Hércules de Alicante. Total, siete contiendas sin hincar la rodilla y con un solo gol en contra, incluidos cinco triunfos para la historia en los últimos choques.

El arranque del siguiente curso, el 2016/17, deparó un par de rachas adversas que provocaron un lógico estado de nervios en la hinchada. No se saboreó victoria alguna en las tres jornadas iniciales, saldadas con un pobre balance de dos puntos de nueve posibles: 1-1 en Almería, 1-1 en casa contra el Mallorca y 3-2 en Miranda de Ebro. Poco más tarde, entre las jornadas sexta y 11ª, se alcanzó la cifra de cinco encuentros sin lograr tres puntos de una tacada, con tres puntos como escaso botín de los 15 a que se aspiraba: 0-2 con el Oviedo, 3-0 ante el Rayo Vallecano, 0-0 en el Carranza contra el Girona, 1-1 en Tenerife y 2-2 en feudo propio frente al UCAM Murcia.

Menos mal que de nuevo se le dio de repente la vuelta a la tortilla y se pasó a acumular cuatro semanas sin sucumbir, con un global de 10 puntos de 12 desde la jornada 12ª a la 15ª: 0-1 en Lugo, 1-0 al Huesca, 0-0 en campo del Levante y 4-1 al Alcorcón. Con el intervalo de la derrota en Tarragona, enseguida acaecieron cuatro victorias de las jornadas 17ª a 20ª: 3-0 al Zaragoza, 1-3 en Córdoba, 4-1 al Sevilla Atlético y 2-3 en Elche. Extensa pero no favorable hay que considerar la decena de partidos sin perder, pero con el sinsabor de que ocho acabaron en tablas, entre las jornadas 32ª y 41ª.

La campaña 2017/18 se inició con un esperanzador 10 de 12 puntos posibles: 1-2 en Córdoba, 0-0 en casa con el Alcorcón, 0-1 en Lugo y 2-0 al Nástic. Pronto bajaron los ánimos pues no se obtuvo victoria alguna en los ocho enfrentamientos de la quinta a la 12ª jornada, para más inri marcando únicamente en uno de ellos: 1-0 en Oviedo, 0-0 como local con el Numancia, 3-0 en Lorca, 0-2 con el Osasuna, 0-0 en la visita al Sevilla Atlético, 2-2 en el Carranza con la Cultural Leonesa, 1-0 en Huesca y 0-0 en Cádiz ante el Rayo.

En un cambio de rumbo no apto para incrédulos, ipso facto Cervera y sus pupilos hilvanaron entre las jornadas 13ª y 22ª un total de 10 compromisos sin perder con la friolera de 28 puntos de los 30 en juego: 0-2 en Almería, 1-0 al Reus, 0-3 en Gijón, 1-0 al Valladolid, 2-0 al Albacete, 0-2 en Zaragoza, 3-1 al Barcelona B, 1-1 en Tenerife, 1-0 al Granada y 2-0 al Córdoba.

El hundimiento de esa plantilla en la tabla se debió a dos pequeñas pero letales rachas de cuatro y tres jornadas sin ganar en la recta final, lo que dejó sin plaza en la fase de ascenso a los amarillos. De la jornada 35ª hasta la 38ª, tres puntos de 12: 1-0 en Reus, 0-0 como local con el Sporting, 1-1 en Valladolid y 1-1 en Albacete. De la 40ª a la 42ª, solo uno de nueve: 3-1 frente al Barcelona B, 1-1 en casa con el Tenerife y 2-1 en Granada.

¿Quién duda que, con tantos y tantos vaivenes, sea factible que el Cádiz emprenda el domingo ante el Sporting una retahíla de éxitos?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios