Cádiz CF

Akinsola y Aulestia son dos seguros de vida de cara al gol

  • El nigeriano es el máximo realizador de la plantilla y el vasco, el portero menos batido de la categoría

Para ascender es muy importante tener un portero y un delantero de serias garantías. Kiko Casilla, injustamente increpado por la afición en su regreso al Ramón de Carranza en las filas del Espanyol, y Mariano Toedtli, autor del gol que certificó el objetivo contra el Real Unión de Irún, lo fueron en su día de la mano de Javi Gracia. Tres años más tarde, el Cádiz luchará de nuevo por el regreso a Segunda División A con dos buenos argumentos en su plantilla: Kabiru Akinsola y Oinazt Aulestia.

Akinsola ha aportado luces y sombras, pero ahí, en el cuadro de la derecha, están sus números. El nigeriano, con trece goles, es el máximo artillero del equipo de Jose González. Su última diablura fue un triplete en la visita al filial del Almería. Y es que el solito se encargó de dejar el partido visto para sentencia. En las últimas jornadas, debido a la sequía, se ha mostrado excesivamente individualista de cara a las porterías de los adversarios. Aunque pólvora, eso lo ha demostrado cada dos por tres, muchas veces saliendo desde el banquillo como gran revulsivo, no le falta.

La seria competencia de Akinsola de cara a la titularidad en la fase de ascenso es Juanjo, segundo máximo goleador de la plantilla con nueve tantos. Las cábalas invitan a pensar que el pacense, el delantero que más dianas logró la pasada temporada en Segunda División B al frente del Guadalajara, tiene más papeletas para ser de la partido de inicio el día D a la hora H. Pero que uno u otro se quede en el banquillo dependerá mucho del rival que depare el sorteo del próximo día 14. Dioni, que llegó a marcar en cinco jornadas de forma consecutiva, se ha convertido en el tramo final del curso en el tercer hombre.

Respecto a Aulestia. ¿Qué decir? El vasco llegó al Cádiz procedente del Oviedo, donde dejó la huella de un ídolo, y muy pronto, durante el Trofeo Carranza, se ganó el cariño y el respeto de la afición amarilla... ávida de un símbolo tras el adiós de Raúl López.

Aulestia, que ha encajado 22 goles en 35 participaciones, ha sido un seguro de vida durante toda la temporada. Y se convirtió en el portero menos batido de todas las categorías nacionales. Él siempre ha achacado el éxito al equipo. Y ese es otro de los detalles que hacen que un bloque logre un ascenso: la unión en el vestuario.

El tramo final de Liga, con la derrota en Lepe y el gris empate del pasado sábado ante el Puertollano, ha servido para que los menos habituales disfrutaran de más minutos y se sintieran importantes de cara al tramo final de Liga. Wilson Cuero fue el último en debutar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios