Cádiz

La vuelta a la tortilla del PSOE

  • Fran González pasa a la ofensiva atribuyendo a las administraciones socialistas los logros de la ciudad

  • Su discurso cambia, pidiéndole al alcalde que se sume al proyecto socialista

El carril bici es una de las actuaciones que se están desarrollando actualmente en la ciudad, financiado mayoritariamente por la Junta de Andalucía. El carril bici es una de las actuaciones que se están desarrollando actualmente en la ciudad, financiado mayoritariamente por la Junta de Andalucía.

El carril bici es una de las actuaciones que se están desarrollando actualmente en la ciudad, financiado mayoritariamente por la Junta de Andalucía. / julio gonzález

Comentarios 8

En los años 90, el entonces líder de la oposición acuñó en el Congreso de los diputados una expresión al entonces presidente del Gobierno que pasó a la historia. "Váyase, señor González". Más de veinte años después, el portavoz de uno de los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Cádiz, Fran González, parafraseó a Aznar con una frase con la que concluyó su intervención en el debate sobre el estado de la ciudad: "Súmese, señor González, a lo que desde el PSOE estamos construyendo en la ciudad". Esta propuesta envenenada de Fran González remataba el pasado viernes un discurso que evidenció el cambio de posiciones de los socialistas de la ciudad y el decidido paso al frente en su ofensiva hacia el sillón de la Alcaldía.

El PSOE ha dado la vuelta a la tortilla, después de tres años de gobierno de Podemos en la ciudad, a la relación de las administraciones que gobierna con el Ayuntamiento y la ciudad en sí. Cambio al que ayudó y mucho la visita que en febrero de 2017 cursó Susana Díaz al Ayuntamiento para establecer una serie de líneas de actuación y de proyectos de común trabajo que se marcaron en una hoja de ruta. Hasta tal punto ha cambiado la visión, que en el debate del estado de la ciudad González quiso poner de manifiesto que los logros de estos últimos años en la ciudad venían, de uno u otro modo, de la mano del PSOE.

Los socialistas quieren acabar con el mensaje de que la Junta ha dado la espalda a la ciudad

Las obras del carril bici, que posiblemente sea lo más visible a nivel de proyecto urbanístico que se haya hecho en Cádiz en este mandato, corresponden (salvo contadísimas excepciones financiadas por el Ayuntamiento) a la Junta de Andalucía. La activación, al fin, del proyecto del Olivillo responde a la Junta. Buena parte de las obras puntuales que se han hecho corresponden a los planes de Diputación. Los planes de Empleo anunciados recientemente con una inversión prevista de más de dos millones de euros. Estos son algunos de los ejemplos que el PSOE pone de relieve en esa tesis de su implicación con la ciudad, que se habría incluso reforzado tras la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno español y, con él, de José Pacheco a la Subdelegación del Gobierno (con la reunión mantenida con los colectivos carnavalescos para buscar soluciones a la gestión fiscal de la fiesta) o de Victoria Rodríguez a la Zona Franca (reconociendo incluso el alcalde la mejora de relaciones respecto al anterior delegado, el popular Alfonso Pozuelo).

Quiere con ello el PSOE desterrar ese mensaje de que sus administraciones han dado la espalda a la ciudad, y poner de relieve el impulso que a nivel Diputación, Junta, Zona Franca, o Estado se le está dando a Cádiz en los últimos tiempos.

A este apoyo se suma la agrupación local y el propio Fran González, que insiste en el mensaje de que propició que Podemos llegara a la Alcaldía "para favorecer el cambio en la ciudad" después de los veinte años de mandato de Teófila Martínez. Cambio que según lamentó insistentemente durante el debate del pasado viernes no se ha producido. "Ha traicionado a los que le apoyamos, se quedó usted en las palabras", le dirigió González al alcalde antes de concluir su intervención con la lapidaria frase que refleja el giro de 180 grados que da el socialismo gaditano: "Súmese, señor González, a lo que desde el PSOE estamos construyendo en la ciudad".

Ya no se trata, por tanto, de ofrecerse al alcalde para buscar puntos de encuentro sobre los que realizar proyectos en la ciudad, como había venido ocurriendo hasta ahora; el mensaje del PSOE ahora es que ellos, a través de las administraciones que gobiernan -en estos momentos todas las que tienen incidencia en la ciudad, a excepción del Ayuntamiento, donde sí tiene la llave ante cualquier decisión que haya que tomar- son los que están marcando el ritmo y los que están desarrollando los proyectos que se ponen en marcha. Una ofensiva en toda regla en este tramo final de mandato municipal, y con la vista puesta de manera decidida en las elecciones municipales de 2019. La precampaña electoral que desde hace días vienen mencionando los propios concejales está en plena ebullición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios