Crisis del coronavirus

"Estoy viviendo punto por punto lo que ya viví en Italia hace dos semanas"

  • Julia, una gaditana que ha vivido en Roma el agravamiento del brote del Covid-19, cuenta su experiencia y pide a las administraciones medidas urgentes ya para detener la epidemia "aunque puedan parecer exageradas"

  • Se ha autoimpuesto una cuarentena estricta en su casa de 14 días

Turistas paseando con mascarillas por una Roma semivacía.

Turistas paseando con mascarillas por una Roma semivacía.

Julia llegó a Roma el 23 de febrero procedente de Cádiz. Su intención era permanecer en Italia durante tres meses por motivos de trabajo. Había alquilado una habitación en una vivienda del centro de la ciudad y tenía una gran ilusión por llevar a cabo un proyecto con el que soñaba hacía tiempo. Sin embargo el coronavirus lo alteró todo. Hasta el punto que el lunes pasado, casi coincidiendo con el anuncio del Gobierno de suspender los vuelos con el país trasalpino, volvía a Cádiz para iniciar, de manera voluntaria, una cuarentena autoimpuesta en su domicilio de 14 días, alejada de su marido y sus hijos.

Este jueves Julia hablaba con este diario y no sólo contaba su experiencia sino que advertía temerosa que "lo mismo que viví en Italia durante estas semanas lo estoy viviendo aquí en España, paso por paso, punto por punto. Estamos repitiendo los mismos errores por no tomar medidas drásticas cuando se estaba a tiempo, aunque sean medidas antipopulares que parezcan exageradas en un principio. No lo son, os lo aseguro".

Julia recuerda que su llegada a Roma coincidió con las primeras señales de alerta. El virus que se había cebado sobre todo con regiones del norte como Lombardía había empezado a hacerse notar por el centro del país. "En Roma todo era normal al principio. De hecho la dueña de la casa en la que iba a hospedarme me escribió días antes de mi viaje para tranquilizarme y decirme que todo estaba bien. A los pocos días el Gobierno cerró colegios y universidades, y recuerdo compañeros italianos míos que se lo tomaron mal, dijeron que eran medidas exageradas y que no lo entendían. Pero luego noté un cambio de actitud, se fueron dando cuenta que esto iba a en serio y la concienciación creció".

En principio esta gaditana no pensó en regresar, pero algo cambió este pasado domingo. "Salí a pasear por Roma y estaba desierta. Era un paisaje desolador, como de película apocalíptica. Recurdo de ir a visitar la exposición por el 500 aniversario de Rafael que estaba en el Quirinale y había en la cola 10 personas, cada una separada de la otra a dos metros. Ahí fue cuando me dije que tenía que volver a España. Cambié el billete y me vine, y menos mal, porque cuando llegué el lunes por la noche Conte anunció más medidas y el Gobierno prohibió que aterrizaran vuelos procedentes de Italia".

Julia cuenta que su marido la iba informando constantemente del crecimiento exponencial de los contagios. Al llegar a su casa decidió, de manera muy responsable, iniciar una cuarentena voluntaria y "estricta". "Tengo la suerte de tener una habitación con terraza y un cuarto de baño propio para mí, que todo el mundo no puede. Además de que mi marido está muy implicado. Pero desde luego no voy a poner a nadie en peligro. De momento no tengo ningún síntoma y me encuentro fenomenal, tranquila en mi casa, ya llevo cuatro días, pero así voy a seguir dos semanas".

Por último pide a las administraciones que tomen medidas. "Más vale pecar de exagerados que vernos como están ahora mismo en Italia. Yo cerraría ya todos los cines, teatros, suspendería por supuesto la Semana Santa, más vale pasar unas semanas en cuarentena y luego poder seguir que los contagios sigan aumentando y mueran personas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios