Cádiz

Los vecinos de Brasil, 12 pueden volver ya a sus casas

  • El Ayuntamiento certifica que el estado de la finca incendiada el 16 de junio ofrece garantías de seguridad para el regreso de los inquilinos 21 días después del siniestro

"El estado de la finca ofrece garantías de seguridad". Con esta frase, el teniente de alcaldesa delegado de Urbanismo, Ignacio Romaní, certificaba ayer la vuelta a sus casas de los vecinos afectados en el incendio del edificio de la calle Brasil número 12 el pasado 16 de junio. Inquilinos y propietarios, convocados ayer en el Hotel Tryp Caleta, a escasos metros del inmueble siniestrado, conocieron por boca de Romaní, acompañado por técnicos municipales, representantes de la empresa propietaria del local desde donde se propagó el fuego y el jefe de la Policía Local, Antonio Rosón, que disponen ya de la cédula de habitabilidad después de que el Ayuntamiento obtuviera un certificado de seguridad estructural y otro de instalación eléctrica, de agua, saneamiento y telefonillos, amén de un análisis que asegura la potabilidad del agua. Con todo esto, y 21 días después del siniestro, el Consistorio hizo entrega al presidente de la comunidad de vecinos del acta de desprecinto del edificio.

Romaní explicó a los afectados los pasos que se habían dado desde la mañana del 16 de junio, principalmente los concernientes al estado de los pilares, ya que 19 de ellos habían resultado dañados por el fuego.

Romaní anunció que agentes de la Policía Local iban a permanecer hasta las siete de la mañana de hoy sábado vigilando la finca para evitar que se introduzcan personas que no son vecinos de la misma, aunque aseguró no tener constancia de que se hubieran producido incidentes durante los 21 días en los que hasta 165 agentes locales han participado en la vigilancia del edificio. Asimismo aconsejó a los vecinos organizarse a la hora de regresar a sus casas para evitar una aglomeración tal que inutilizara los ascensores.

El también portavoz municipal del equipo de gobierno recordó que el Ayuntamiento "estaba obligado a realizar un informe y garantizar la seguridad". Los Servicios Sociales del Ayuntamiento atendieron a 35 personas el fin de semana posterior al suceso y Procasa ofreció asesoramiento jurídico a los afectados en materia de responsabilidad civil, por ejemplo en reparaciones de daños y pagos de realojo. De la misma manera, el Patronato Municipal de la Vivienda aconsejó a los arrendados sobre la configuración de la suspensión de los contratos y en la manera de dirigirse a las aseguradoras. Procasa atendió a unas 20 familias.

Romaní aclaró que ahora entran en liza los seguros particulares, que tendrían que arreglar algunos de los desperfectos que puedan encontrarse, sobre todo en las plantas que resultaron más dañadas por el incendio. También quedaría pendiente el arreglo de la fachada, que correría a cuenta de la propia comunidad. El representante municipal, que elogió la colaboración de los vecinos y de todos los organismos implicados en resolver el problema, señaló que continuarán las obras del local, un restaurante, con la supervisión de los bomberos en cuanto al revestimiento, que fue lo que provocó el incendio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios