Cádiz

La última edición de El Rastrillo deja un buen sabor de boca a pesar de la crisis

  • Los organizadores calculan que la recaudación ha sido igual o mayor que la del año pasado

Aunque aún es pronto para saber exactamente cuáles han sido los beneficios de El Rastrillo este año, Jerónima Galiano, la presidenta de Nuevo Futuro en Cádiz, ha adelantado que la afluencia ha sido menor pero se ha comprado más: "Estaba todo tan barato que nadie se ha resistido". Además, la novedosa idea de instalar una pantalla gigante para poder ver a España en el Mundial el pasado sábado atrajo a mucha gente que con la victoria se animó a consumir más. Asimismo, las actividades para los niños también causaron gran expectación: concursos de disfraces, pequeñas atracciones y una guardería para los más pequeños. Además de pases de modelos de trajes de gitana y de fiesta.

Después de un lleno absoluto durante cinco días, como broche de oro se sorteó un cuadro del pintor Manuel Virella, que está esperando a ser recogido en la sede de la asociación.

Jerónima Galiano no se olvida de la gente que ha participado en la iniciativa: "Agradezco a todas las asociaciones de carnaval, escuelas de baile y cantautores que se han volcado con esto. Ha sido muy gratificante ver cómo un año más la respuesta del público ha sido muy positiva". Aunque aún no están las cuentan hechas, se estima que la recaudación ha sido igual o quizás un poco mayor que el pasado año.

Respecto a su pasado en el colegio de San Felipe Neri, dijo que "ya nadie se acuerda de cuando estábamos allí. Han pasado seis años y estamos muy contentos en este sitio. Agradecemos enormemente que nos trasladaran aquí. Desde el Baluarte parece que estamos en un barco con estas vistas", concluye la presidenta de la asociación benéfica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios