Cádiz

El trámite para la transmisión de los chiringuitos no llega a tiempo

  • El Ayuntamiento aún no ha entregado la documentación a la Junta para el traspaso de la titularidad a los hosteleros, por lo que los negocios de Cortadura tendrán que desmontar

Varios clientes aprovechan un día soleado en la terraza de un chiringuito de la playa de La Victoria. Varios clientes aprovechan un día soleado en la terraza de un chiringuito de la playa de La Victoria.

Varios clientes aprovechan un día soleado en la terraza de un chiringuito de la playa de La Victoria. / julio gonzález

Comentarios 7

El próximo invierno se presentaba como el más tranquilo de los últimos años para los chiringuitos. Tras contar en 2015 y en 2016 con un permiso temporal de la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para su apertura fuera de las fechas que marcan los contratos firmados con el Ayuntamiento, en este 2017 se debe cerrar el trámite para que los establecimientos se queden en la arena durante todo el año de manera permanente, además de permitir la ampliación su superficie. Para ello, el Consistorio en primer lugar tramitó la modificación sustancial de las concesiones de la ocupación del Dominio Público Marítimo-Terrestre. Pero finalmente decidió desistir de este proceso para realizar el traspaso de la titularidad de los chiringuitos a los propios hosteleros.

Sin embargo, ha comenzado el mes de noviembre y el Ayuntamiento aún no ha cumplido con la tramitación ante la Junta de Andalucía para la transmisión. Esto supone que los dos chiringuitos que se encuentran en la playa de Cortadura no pueden abrir al público al tener como fecha límite en sus contratos el 31 de octubre. El Salao ya cerró el pasado 1 de octubre, mientras que el NahuBeach, tal y como especificaron fuentes de la Administración andaluza, tiene 15 días para desmontar sus instalaciones.

Aún queda margen para salvar los muebles este año y evitar que tengan que hacer lo mismo los chiringuitos que están en las playas de La Victoria y Santa María del Mar, cuyos contratos expiran el 30 de noviembre.

Ante el inicio del procedimiento de la transmisión de la titularidad de los chiringuitos, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y los propietarios de los negocios playeros se reunieron el 28 de junio y el 5 de julio. En estos encuentros, según señalaron fuentes del Gobierno andaluz, se pactó la fecha del 21 de septiembre como plazo máximo para la entrega de la documentación necesaria a la Administración autonómica para poder hacer el trámite necesario para completar el traspaso de la titularidad de los chiringuitos y permitir que abran en invierno.

Unos días después, el 7 de julio, la Junta de Andalucía decretó el archivo de los procedimientos para la variación del Plan de Playas hasta el 2019 y la modificación sustancial de la concesión de la ocupación del Dominio Público Marítimo-Terrestre.

El pacto entre las partes, sin embargo, no se ha cumplido, por lo que vuelven los problemas si las gestiones no se aceleran. De hecho, la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta remitió el pasado lunes 23 de octubre una carta al Ayuntamiento para recordarle que se había fijado la fecha del 21 de septiembre como tope para que dé tiempo para que se complete el proceso. Por ello, y ante la cercanía de las fechas de desmontaje -para Cortadura era de una semana y para La Victoria y Santa María del Mar era de poco más de un mes-, se le hizo mostrar a la Administración local la preocupación que existía por no haberse respetado lo acordado y las consecuencias que pueden acarrear este incumplimiento.

Respecto al trabajo que está realizando el Ayuntamiento en la actualidad, fuentes municipales indicaron que los técnicos aún se encuentran realizando los informes necesarios para poder completar la solicitud para la transmisión de la titularidad de los chiringuitos. Un trámite al que el tiempo se le está echando encima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios