Urbanismo

Una torre mirador del siglo XXI

  • La rehabilitación de una finca en la Alameda recupera esta estructura, la primera en más de un siglo.

Comentarios 7

Jesús Gómez-Salas es un economista nacido en Burgos que reside en Londres. Sus negocios le llevan a viajar por medio mundo, así como su matrimonio con una ciudadana brasileña.

Que Jesús Gómez-Salas recalase un día en Cádiz no entraba dentro de la lógica de su actividad laboral. Que se enamorase de la ciudad, él que ha conocido tantos lugares diferentes, no nos debe resultar tan extraño. Es un fenómeno que se está extendiendo entre empresarios, políticos, diplomáticos. Un enamoramiento que acaba culminando con la compra de una vivienda en la ciudad, para viajes ocasionales.

Pero el caso de González-Salas ha ido un paso más adelante. No se ha limitado a buscar un piso más o menos bien situado. El economista, acompañado por Ignacio Casas y por Cayetano de la Serna, el empresario sevillano que también ha recalado con fuerza en Cádiz reabriendo el Café Royalty, acabó localizando en la ciudad, en plena Alameda, una finca de tres plantas que se encontraba cerrada. No lo dudó ni un instante: decidió comprarla y rehabilitarla para convertirla en "su casa de Cádiz".

El proyecto, que se puso en marcha en junio de 2014 y que está previsto concluya a mediados del próximo año, lo dejó en manos del estudio de arquitectos de Rafael Manzano, uno de los grandes de la profesión radicado en Sevilla aunque nacido en Cádiz, de la que es hijo predilecto. Poseedor de numerosos premios nacionales e internacionales, ha diseñado este proyecto junto a su hija Julia.

La operación supone transformar la finca, una antigua casa de vecinos algo estrecha pero muy alta y con mucho fondo, pues da a dos calles, en una residencia unifamiliar.

El proyecto ya en marcha incluye, además de casi un vaciado total del inmueble, la incorporación de un elemento arquitectónico relevante: la construcción de una torre mirador.

El que es un elemento de referencia del urbanismo en el casco histórico de Cádiz, donde aún perviven cerca de dos centenares de torres miradores herederas del pasado comercial de la ciudad, hacía décadas que no se levantaba en la ciudad, pues hasta ahora los proyectos que se han ejecutado tanto en este siglo como en buena parte del anterior, se han limitado a trabajos de rehabilitación respecto a lo ya existente.

La construcción de esta torre mirador, además de permitir vistas excepcionales de toda la Bahía, permite ocultar toda la maquinaria del ascensor que se va a ubicar en el interior y que unirá el aljibe con el mirador.

La Comisión de Patrimonio ha aprobado la construcción de esta torre, que ya es visible desde algunos puntos de la Alameda y que ofrece una peculiar planta octogonal, de la que hay muy pocos ejemplos en la arquitectura de la ciudad.

En las obras que se ejecutan en el interior de la finca se plantea la creación de un gran patio interior. Además de economista, Jesús Gómez-Salas es también un gran aficionado a la arquitectura, gracias a lo cual posee una importante colección de piezas que ha ido acumulando en sus viajes por numerosos países. Su intención es que su residencia en Cádiz se convierta en un expositor de buena parte de estos elementos.

Durante los trabajos que se ejecutan se descubrió que lo que se pensaba era un simple pozo para la recogida del agua era un aljibe de grandes proporciones, que Rafael Manzano ha incluido ya como uno de los referentes de la finca que, además, por expreso deseo del propietario contará con su propia capilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios