Cádiz

Una temporada condicionada

  • La recuperación tras los daños ocasionados por el temporal 'Emma' el pasado invierno hace que las playas aún no estén funcionando a pleno rendimiento

La playa de Santa María del Mar ha recuperado buena parte de la arena que perdió tras el temporal 'Emma' gracias a su regeneración. La playa de Santa María del Mar ha recuperado buena parte de la arena que perdió tras el temporal 'Emma' gracias a su regeneración.

La playa de Santa María del Mar ha recuperado buena parte de la arena que perdió tras el temporal 'Emma' gracias a su regeneración.

Comentarios 7

Estamos en verano... o eso parece. La actual temporada de playas acaba de llegar al ecuador del mes de julio y parece que todavía no acaba de arrancar. Dos condicionantes se han unido para que el inicio de la época estival se esté viendo condicionado: la meteorología y la tardía recuperación de los daños provocados por el temporal Emma.

Y es que lo que está marcando el inicio del presente verano es precisamente eso, que las playas aún no se encuentran a pleno rendimiento de sus servicios. Aunque ya son detalles mínimos -la calidad de las prestaciones que ofrecen las playas de la capital está fuera de toda duda-, sí hay cuestiones que quedan por limar para que la experiencia sea perfecta. Algunos asuntos dependen de la acción de la Demarcación de Costas, competente en la rehabilitación de los desperfectos, pero otros temas dependen del Ayuntamiento, más si cabe cuando los servicios ya recaen este año al completo en la empresa municipal Cádiz 2000, además de otras cuestiones a perfeccionar por parte de la Delegación de Playas.

los daños de 'emma'

El principal motivo que ha alterado que las playas tengan todos sus servicios al completo ha sido la cantidad de daños que ocasionó el temporal Emma, que se centraron en la gran cantidad de arena que perdieron, especialmente, Santa María del Mar y un tramo importante de La Victoria, y los destrozos ocasionados en el paseo Fernando Quiñones.

Aquí, el principal problema ha sido lo que se ha tardado en arrancar las intervenciones para devolverlo todo a su estado óptimo. Realmente sangrante ha sido la elección del comienzo de la recuperación de la arena durante la segunda quincena de junio, en plena temporada media. Esto ha provocado que la actuación haya finalizado coincidiendo con la apertura de la temporada alta.

A pie de playa, se puede comprobar que, en las zonas en donde se ha actuado para la recuperación de la arena, la intervención no ha sido demasiado satisfactoria, a la espera de que las mareas intervengan de manera natural sobre la superficie. Una característica de las playas urbanas de la capital es que cuentan con una arena fina, lo que las hacen ser mucho más cómodas para andar descalzo por ellas. Sin embargo, en Santa María del Mar y en el tramo de La Victoria entre el espigón que divide a ambas playas y la zona del Cementerio -que son las zonas en donde se ha actuado con la regeneración-, la arena está llena de pequeñas piedrecitas y trozos de conchas casi triturados, lo que casi obliga al uso de las zapatillas.

Otro efecto colateral de esto ha sido que aún no se encuentra disponible para el público el módulo portátil y la zona de playa integrada situados frente a la calle Marianista Cubillo. Esto se debe a que hasta que no se ha acabado con la recuperación de la arena, no se ha podido proceder a su instalación, que actualmente se está culminando. Lo mismo ha sucedido con el cercano chiringuito Sotavento, que hasta que Costas no ha acabado con esta intervención no ha podido iniciar su actividad.

Por otro lado, la rehabilitación del paseo Fernando Quiñones ha supuesto que muchos bañistas no puedan disfrutar en su plenitud de la playa de La Caleta. Muchos gaditanos, y también muchos visitantes, prefieren alejarse de la masificación del arenal viñero, por lo que prefieren ir a la zona de las piedras, la pequeña playita que existe a la mitad del camino hacia San Sebastián o del entorno del castillo y del Puente Canal. Con el anuncio de Costas de que las obras no acabarán hasta octubre se cierra la posibilidad de acceder a estos espacios durante el actual verano.

los servicios

El Ayuntamiento de Cádiz vuelve a acertar con la ampliación de los horarios durante la temporada alta de las playas hasta las 21 horas. Ésta era una reivindicación de los bañistas, que hasta hace dos temporadas veían que los servicios se cerraban a las ocho de la tarde. Una decisión ampliamente aplaudida que se tomó hace dos años y que se sigue manteniendo. Con ella se evita, por ejemplo, que los arenales dejen de contar con socorristas cuando todavía hay muchas personas bañándose, sobre todo si acompaña el buen tiempo.

En el debe, el principal contratiempo se está viviendo en los módulos de servicios. En la presente temporada se ha eliminado la consigna en estos espacios, lo que hace que nadie pueda dejar allí sus efectos personales. Esta decisión, tomada por la empresa municipal Cádiz 2000, se debe, según se señaló hace unas semanas desde el Ayuntamiento, a una solicitud de las trabajadoras. De momento, no se ha instalado ninguna solución alternativa para su recuperación. Asimismo, sólo se mantiene esta prestación para los usuarios de la escuela de surf de Cortadura, que sí pueden dejar sus pertenencias en el módulo de esta playa.

Otro aspecto relacionado con los servicios que se debe cuidar es la limpieza de las playas y la recogida de los residuos. El principal problema se está dando, como viene siendo habitual, durante las tardes de los domingos, momento en el que la basura rebosa de los contenedores, dando una mala imagen. Por ello, es necesario mejorar este servicio en este tipo de días o instalar más bidones para que los desperdicios no acaben en la arena.

el civismo y el cuidado

Otro aspecto a resaltar, y a mejorar, es el cuidado de los muros de las playas. Por un lado, vuelve a destacar la falta de civismo de algunos ciudadanos que hacen pintadas en lugares como Santa María del Mar. A esto, hay que unir la necesidad de una mayor vigilancia en el mantenimiento por parte del Ayuntamiento.

También hay que resaltar la necesidad de cuidar las fachadas de los módulos de los servicios y de completar la renovación de las pailas de madera por otras de un material más resistente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios