Cádiz

"El reto que suponía conocer mejor el funcionamiento de una mente autista"

Pepi y Fernando son los padres de Deborah, una mujer con TEA.

Pepi y Fernando son los padres de Deborah, una mujer con TEA.

Cuando Deborah llegó a sus vidas comprendieron el reto que les supondría conocer el funcionamiento de una mente autista. Sabían de sus dificultades, así que su mayor preocupación era ayudarle en todo lo posible a superar los problemas del día a día y aunque confiaban en sus capacidades cognitivas, comenzaron trabajando la comunicación con apoyos visuales y sesiones de logopedia.

Pero la etapa más dura fue el periodo escolar ya que Deborah ha tenido que enfrentarse a los deficientes recursos del sistema educativo agravándose aún más en la secundaria, en plena adolescencia, con una constante fuente de conflictos y ansiedad que le hizo abandonar el sistema tras acabar ESO. Deborah ha sido consciente de su necesidad de relacionarse, pero también de sus dificultades para conseguirlo.

Deborah, aunque asistió a terapias de psicología y logopedia llega a la Asociación Autismo Cádiz cuando los padres comprendieron que el trabajo que se estaba realizando era insuficiente necesitando servicios adaptados a jóvenes adultos con una atención individualizada e intensiva. Deborah ha comenzado a conocerse mejor y a poner sus esfuerzos en ganar mayor funcionalidad y con ello sacar más provecho de sus capacidades. Sus padres, por su parte, al participar de las terapias han aprendido a trabajar mejor las dificultades de su hija en sintonía con la profesional.

Como familia han trabajado en cómo ayudar mejor a su hija en sus malos momentos reflexionando lo que deben mejorar ellos mismos para que Deborah se convierta en una persona lo más autosuficiente posible. También ha sido importante que su hermano menor, Andrés, asista a los talleres de hermanos a partir de lo cual, también él está recibiendo apoyo psicológico y conociéndose mejor.

Desean que se trabaje en un amplio abanico de posibilidades de apoyos teniendo en cuenta las características de cada persona con TEA, para que los padres y las madres no miren al futuro con incertidumbre y temor. Saber que su hija siempre va a tener quien la entienda, le apoye y la proteja. Por ello van a esforzarse en que Deborah alcance mayor funcionalidad para vivir lo más adaptada posible al entorno. Un entorno que desean sea más sensible y menos hostil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios