Pablo Fernández-Pujol | Pintor

“El sector de las artes plásticas se está reinventando: se vende en las redes”

  • La cultura gaditana ante la pandemia: el pintor sigue creando y prepara exposición en Cádiz

El pintor gaditano Pablo Fernández-Pujol. El pintor gaditano Pablo Fernández-Pujol.

El pintor gaditano Pablo Fernández-Pujol. / Kiki

El pintor gaditano Pablo Fernández-Pujol tiene claro que, a nivel general, el mundo de la cultura está pasando por un mal momento, sobre todo en el apartado artístico de los escenarios, con pocas ayudas al sector y con espectáculos que, obviamente, requieren de público en las salas. “Yo soy un asiduo de los conciertos, y los echo de menos un montón”.

Pero él, como creador dentro de las artes plásticas, admite que es un oficio que en el que “siempre se está solo, trabajando en el estudio, y, en mi caso, he optado por la autogestión. Yo he trabajado con galerías, museos, pero a mí me ha ido muy bien autogestionarme”.

Residente en la actualidad en la provincia de Málaga, aunque sin perder de vista su tierra gaditana en la que expondrá si todo va bien este mismo año, el joven Fernández-Pujol recuerda que hay compañeros de oficio que dependen mucho de unas galerías que, ahora mismo, están funcionando a medio gas.

Pablo tiene claro, y lo aplica a su caso particular, que el sector de las artes plásticas se está “reinventando. Lo que ahora mismo está proliferando es el tema virtual. Es verdad que yo nunca había apostado por eso, yo soy muy físico, siempre he vendido cara a cara, en exposiciones, con marchantes..., pero no me había planteado hacerlo por internet: pues sí, se vende”.

Se trata de un modelo que “se está imponiendo” con el avance de las nuevas tecnologías, los cambios de hábitos en el consumo y, para rematar, la actual situación de restricciones. En su caso, el pintor gaditano reconoce que le están funcionando, “y muy bien”, las redes sociales, en concreto Instagram. Hay incluso galerías de cierta enjundia que también están recurriendo a las redes para mostrar las obras de sus artistas y venderlas.

Aunque también matiza que la situación de algunos es “regulera” porque una de sus fuentes de ingresos, además de la venta de cuadros, son las clases de pintura, una actividad que ahora también ha decaído mucho.

¿Y el contacto con el público, las exposiciones? Pablo piensa que las exposiciones se siguen haciendo, a lo mejor a un ritmo menor. Precisamente en su horizonte más inmediato está una próxima exposición en Cádiz, a principios de verano en el Castillo de Santa Catalina, en lo que será su regreso a su ciudad natal después de la última muestra que expuso en el Museo Provincial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios