Están dando 'caló' con...

...las sandalias de plataforma

  • Culpables de más de un esguince de tobillo, estos zapatos no dejan indiferente a nadie.

...las sandalias Están dando 'caló' con... de plataforma ...las sandalias Están dando 'caló' con... de plataforma

...las sandalias Están dando 'caló' con... de plataforma

El Paseo Marítimo de Cádiz se ha convertido en toda una pasarela al puro estilo del carnaval tinerfeño. Ellas, con sus zapatos de plataforma, parecen verdaderas drag queens. Y es que ya es raro ver a cualquier fémina sin estos zapatos tan trends.

El resultado de unas piernas más largas y estilizadas y cuatro o cinco centímetros de más -que nunca le vienen mal a nadie- son unos de los incentivos para ir buscando por todas las zapaterías del centro tus sandalias de plataforma.

Culpables de más de un esguince de tobillo, estos zapatos no dejan indiferente a nadie. "Qué cosa más fea", "no me gustan ná de ná", son algunos de los comentarios que se escuchan de aquellas que un par de días más tarde sucumben al capricho de la moda y presumen de plataformas por medio Cádiz.

De esparto o de goma, en sandalias de tiras o en chanclas de playa; las plataformas las hay para todos los gustos posibles.

En los escaparetes de todas las tiendas las maniquíes exhiben sus plataformas; en los catálogos de moda, todas los looks van acompañados de sus zapatos de suela ancha, y en los chiringuitos de Cortadura todas pasean por la arena cual equilibristas evitando que se les tuerza el pie de una mala pisada.

Las plataformas no tienen límite de edad, son para todos los públicos. Y eso de mirar a todos los pies de cada terraza y que en todos ellos haya sandalias de plataforma está empezando a dar un poquito de "caló".

Por otro lado, la musculatura de los gemelos de las gaditanas no para de tonificarse porque dar un paseo con estos zapatos, con todo lo que pesan, equivale a un par de horas en el gimnasio.

Además de todo ello, ya cada vez se puede observar a más de una cenicienta, que, sentada con sus piernas cruzadas, no pueden aguantar el peso de una de las sandalias en suspensión y deciden descalzarse y quedarse con solo una sandalia de plataforma puesta mientras que el otro pie descansa del par de kilitos que pesa el zapato.

Las sandalias, muy bonitas y muy a la moda, pero ya son tantas que más que "caló" están dando un poquito de bochorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios