Nuevo escenario político en Cádiz

Diez retos para los primeros cien días de Kichi

  • José María González contrae una serie de compromisos concretos en su discurso de investidura. El nuevo alcalde quiere que la “gente corriente” sea pieza clave en la gestión de la ciudad. La primera tarea será reunir a los directores de colegios para asegurar el desayuno de los niños.

Comentarios 138

A las 11.35 horas de ayer, la ciudad pasó de tener alcaldesa a alcalde. De Martínez a González. El sexo masculino y la política de izquierda regresaban a San Juan de Dios después de veinte años de gobierno de la popular Teófila Martínez. A esa hora recaía el bastón de mando en las manos de José María González Santos, Kichi, tras recibir el apoyo de los ocho concejales que ha obtenido su agrupación, Por Cádiz Sí Se Puede, además de los dos de Ganar Cádiz en Común y los cinco del PSOE. Y nada más sentarse en el sillón, González lanzó la que va a ser la hoja de ruta en el inicio de su mandato. “Los primeros compromisos de los primeros cien días”, anunció el alcalde.

“Primero las personas”, es el lema del primer compromiso que públicamente adquirió ayer González con la ciudad. “Una industria desvencijada, más de un 20% de la población en pobreza extrema, desempleo de más del 40%, desahucios, recortes en los servicios sociales, niños que van al colegio sin desayunar... no puede ser ocultado por más tiempo”, denunció González, que anunció que se reunirá con todos los directores de los centros educativos de la ciudad para que “el mes que viene ningún niño se quede sin alimentos”.

La segunda medida va dirigida a la vivienda, para “que deje de estar al pairo de un mercado deshumanizado”, comprometiéndose a elaborar un Plan Municipal de Vivienda para conocer con exactitud las viviendas vacías y la infravivienda, a evitar los desahucios o a mantener contactos con los “grandes tenedores de viviendas vacías” y de viviendas en alquiler.

“Ninguna casa sin luz ni agua”, es el tercer compromiso de José María González, que también plantea un Ayuntamiento “con paredes y cajones de cristal”. En este apartado, anunció la publicación del sueldo de los concejales –ayer anunció que él cobrará 1.880 euros, “que es exactamente lo que gano ahora como profesor”–, la limitación del uso de los vehículos oficiales, la eliminación de gastos superfluos, el análisis de los presupuestos vigentes, un estudio de los puestos de confianza, una “auditoría ciudadana” sobre las arcas, deudas y proyectos de la ciudad, sobre la calidad y eficiencia de los servicios públicos y sobre el gasto energético municipal; un inventario de los bienes públicos municipales y la publicación de la agenda de todos los concejales.

Otro compromiso anunciado para los primeros cien días lo llamó González “gobernar obedeciendo”, para lo que será revisado el reglamento de participación ciudadana para favorecer una presencia más activa. El empleo y la innovación también está en la agenda más inmediata del gobierno de Por Cádiz Sí Se Puede. Así como conseguir una ciudad habitable, capítulo para el cual anunció que iniciarán un nuevo PGOU o la redacción de un plan integral de movilidad sostenible.

La Cultura y el Arte, basados principalmente en el Carnaval y el flamenco y encauzado mediante el consejo municipal de Cultura; y la eficiencia energética del Ayuntamiento y de la ciudad son otros compromisos adquiridos por José María González.

Y el último reto para los primeros cien días de trabajo en la Alcaldía es “la recuperación de los servicios privatizados”, con la finalidad de “economizar la factura, mejorar la calidad y crear empleo”, según destacó González, para lo que hará auditorías de los contratos actuales para proponer esa remunicipalización, que ha sido uno de los grandes puntos del programa de su partido.

“Hechos y no palabras son los que tendremos la ocasión de comprobar dentro de cien días”, concluyó el nuevo alcalde de cara el examen que tendrá que superar dentro de poco más de tres meses.

¿Y cómo afronta el nuevo alcalde tantos retos en tan poco tiempo? ¿Cuáles van a ser sus principales armas? A lo largo de su discurso de investidura, González fue desvelando las claves con las que piensa dirigir la ciudad en los próximos cuatro años. 

La gente de Cádiz será uno de esos pilares principales.  “Queremos abrir las ventanas del Ayuntamiento para que entre la luz en rincones y cajones y las puertas para que entre la gente soberana y propietaria de los asuntos públicos. Y vamos a llamar al apoyo, para que cada cual aporte lo que sepa y pueda para esta ciudad”. Gente corriente, que es “la que hace milagros” a diario, será vital en el gobierno de González, que con estas palabras recordaba a su comparsa Los imprescindibles. “Aspiramos a que en este Ayuntamiento podamos llevar adelante la mitad de las proezas que hace la gente corriente cada mes”, dijo el alcalde. Una política, por tanto, que quiere que sea diametralmente opuesta a la que entiende que se ha hecho hasta ahora. Una política de gente corriente que hace lo mismo que la gente corriente, que sufre como ellos; y no con unos representantes públicos “que forman un distinguido club privado” como ahora. “Somos el pueblo y queremos tomar el control de nuestras vidas”, indicó González, que pidió a esa gente corriente hacer lo que pueda “desde el Ayuntamiento y desde nuestras casas, nuestras plazas y nuestros barrios”.

Reconoció el alcalde el “temor” que puede existir en parte de la sociedad por la inexperiencia en el gobierno. Pero al mismo tiempo recordó que en la sociedad actual existe un divorcio entre los políticos profesionales y la gente corriente. “Y el hijo de ese divorcio somos nosotros”.

Cuando González habló ayer de la gente, sí hizo referencia a todos los ciudadanos de Cádiz, no sólo a los que lo han votado. “Porque cuando el paro llama a la puerta no pregunta a quién se votó en las últimas elecciones”, dijo. Y en base a eso, ofreció “mano tendida, mirada alta, abrazo amplio y comprensión mutua para reconducir lo que le han hecho a nuestra ciudad y a sus habitantes”.

La esperanza será otra pieza clave en el nuevo gobierno de la ciudad. “Si somos capaces de imaginarnos mejores es que merecemos ser mejores”, afirmó González. Con esa esperanza piensa “sacar adelante un Cádiz más necesitado que nunca” y “reconducir lo que le han hecho a nuestra ciudad”, con una deuda “injustificable que pesa sobre nosotros”.

Y ante los posibles errores que pueda cometer Por Cádiz Sí Se Puede en su gestión, González avisó: “quizá alguna vez nos equivoquemos, quizá lo hagamos cien veces. Pero en ese momento lo reconoceremos y rectificaremos. Pero eso sí, nunca vamos a equivocarnos de bando; frente a quienes desahucian, despiden, explotan, recortan, acaparan, dejan sin futuro a una comarca entera, el Ayuntamiento ya no será más una marca para el autobombo, sino un escudo para su gente”.

1.460 días tiene ahora por delante, hasta las próximas elecciones, José María González para implantar ese modelo, con esos primeros compromisos para los primeros cien días y con esas esperanzas de contar con la gente corriente para gobernar “para la mayoría y con la mayoría”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios