Universidad | La polémica de valcárcel

El rector se reúne con el consejero el próximo viernes

El rector, Francisco Piniella, en su despacho. El rector, Francisco Piniella, en su despacho.

El rector, Francisco Piniella, en su despacho. / Lourdes de Vicente

El rector de la Universidad de Cádiz, Francisco Piniella, tiene previsto mantener una reunión con el consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta, Rogelio Velasco en su despacho. Será entonces el momento –y no en pleno discurso por el cumpleaños de la UCA– de tratar el asunto Valcárcel. Desde que llegara a su cargo tras la marcha de Eduardo González Mazo, Piniella ha solicitado a la Junta que se posicione sobre un proyecto sobre el que se ciernen nubarrones negros. Como si de una maldición bíblica se tratara, cada vez que Valcárcel empieza a ver el final del túnel y los vecinos de la Viña se congratulan surge un inconveniente que lo frena, ya sea por mor de enfrentamientos políticos que sólo perjudican a los ciudadanos, la mala situación económica de grupos hoteleros o cambios de color en las administraciones.

Mientras que esto ocurre, en el próximo Pleno municipal del Ayuntamiento de Cádiz está previsto que se apruebe la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Al tratarse de un edificio considerado Bien de Interés Cultural (BIC) era necesario contar con el informe favorable de la Comisión de Patrimonio de la Junta. La UCA tiene claro que no puede hacer un proyecto que exceda las dimensiones de altura y volumetría que impone Cultura. Además, cuando se aprueba la reparcelación y la modificación del PGOU sólo restaría que la Junta se decidiera a dar un empujón inicial al proyecto, si acaso unos millones de euros con los que arrancar. Porque Valcárcel, que era una escombrera cuando la UCA cogió las llaves, al menos ya no está habitado por palomas y gaviotas. De hecho no las añora. Sólo echa de menos a los estudiantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios